A refrescar la casa

Con algunos trucos, no necesitarás tener el AC prendido todo el día
A refrescar la casa
Abre las ventanas de la casa en la mañana para que entre aire fresco a tu hogar.
Foto: thinkstock

Es en verano cuando la cuenta de electricidad puede aumentar más de un 20% sólo por el uso del aire acondicionado, sumado a los ventiladores y a todos los artefactos que tenemos para mantener la casa fresca.

Sin embargo, hay muchas personas quienes logran hacerlo sin tener el AC prendido todo el día. Primero, porque la factura de electricidad saldría carísima y segundo, porque siguiendo algunas rutinas, no lo necesitan.

Los expertos hacen algunas sencillas recomendaciones para disfrutar de una casa fresca mientras, en la calle, muchos sientan que están en el infierno.

Ventilar en la mañana: abre las ventanas durante las primeras horas del día para que entre aire frío a tu hogar. Cuando comience a subir la temperatura, cierra las ventanas nuevamente.

Evita la luz solar directa: hay muchas maneras de prevenir que el sol entre a nuestro hogar. Utiliza persianas, cortinas gruesas o láminas aislantes.

Usa ventiladores: cuando el calor sea insoportable, enfría tu casa con el AC y luego, mantenla fresca con la ayuda de ventiladores. Son buenos para esos días en que el termómetro no se fue por los cielos.

Mantente a oscuras: las bombillas eléctricas provocan mucho calor. La recomendación es usar la menor cantidad de luz artificial posible. Ayudarás a bajar la temperatura y seguirás ahorrando electricidad.