Hacer ejercicio retrasa el envejecimiento

La actividad física no sólo ayuda a mantenerse en forma: tiene muchos otros beneficios.
Hacer ejercicio retrasa el envejecimiento
Entre los beneficios del ejercicio se encuentra la oxigenación de la sangre.
Foto: Shutterstock

Los beneficios que estar activo brinda a tu organismo son múltiples. Lejos de las pociones y cremas que ofrecen resultados mágicos para retrasar el envejecimiento, la mejor receta para vivir más y mejor está en poder de cada uno. Poner el cuerpo en acción, mantenerlo en movimiento, es la única manera de sentirse saludable por más tiempo. ¿Ya tienes tu rutina de ejercicios preparada?

Caminar, andar en bicicleta, trotar, ir al gimnasio, son muchas las opciones que tienes para realizar actividad física. La dificultad no reside en encontrar la manera de hacer ejercicio, sino en mantener una buena constancia para que se convierta en hábito y se traduzca en óptimos resultados para el cuidado de tu cuerpo. Conoce por qué es tan importante tener una rutina de ejercicios.

La actividad física es un potente motor para la creación de la coenzima Q10, que actúa como un antioxidante de los lípidos. Estas partículas se oxidan naturalmente con el paso del tiempo; ésta es una de las razones por las cuales los adultos mayores son más propensos a tener problemas cardiovasculares. Sin embargo, estudios recientes demostraron que las personas que tenían una vida activa, mantenían los índices de Q10 similares a jóvenes de 20 a 25 años.

Al realizar ejercicio físico se incrementa el ritmo de circulación y tu cuerpo aumenta el nivel de oxigenación. Esta situación deriva en la limpieza de la sangre que circula por tu organismo, lo que favorece la eliminación de las sustancias anómalas que se encuentran en ella, como el colesterol. También es beneficioso para regular el nivel de azúcar en sangre, además de contribuir a mantener un peso saludable y proteger al cuerpo contra la diabetes.

Está demostrado que quienes realizan ejercicio físico tienen una mayor capacidad para retener datos y resolver situaciones lógicas. Esto se debe al aumento del flujo de oxígeno hacia el cerebro, que mejora la capacidad de aprendizaje, concentración y memoria. Al mismo tiempo, favorece la salud mental, ya que permite despejarse, reducir el estrés y calmar la ansiedad. Con ello, se convierte en un excelente antidepresivo.

Practicar ejercicio regularmente genera un impacto positivo en tu estructura tanto ósea como muscular. En los adultos mayores, el ejercicio retrasa la degeneración natural de los huesos, lo que ayuda a tener una estructura más firme. Así mismo, fortalece los músculos, lo que le quita peso a los huesos al momento de realizar actividades cotidianas. Con ello, se protege la integridad física de la persona y se retrasa el envejecimiento.