La fiesta mundialista no se vive con la intensidad de costumbre

Problemas sociales opacan el ambiente en la meca del fútbol
La fiesta mundialista no se vive con la intensidad de costumbre
Bailarines de Capoeira dan una exhibición ante los jugadores de Honduras.
Foto: EFE

SANTOS, Brasil – Pese a que en Brasil el fútbol es casi una religión, la mayoría de la gente no quiere que el “Scratch du Oro” conquiste la Copa del Mundo 2014 porque prefiere resolver la problemática social que se vive en este país.

El doctor Luis Velázquez, investigador mexicano en Ciencias de la Ingeniería que vive desde hace seis meses en esta ciudad y trabaja para la Universidad Paulista, explicó que un triunfo del cuadro local taparía las carencias sociales que existen.

Por otra parte, aceptó que los brasileños son muy cordiales con los visitantes; no obstante, la molestia por la inversión que se hizo para construir estadios y que no se tuvo para políticas sociales, generará, que al menos en Sao Paulo, la hospitalidad durante el evento mundialista no será la principal virtud que se tenga.

“No será un ambiente muy cordial, hay mucha protesta, el metro tenía varios días en huelga, está el movimiento de los trabajadores sin techo que amenazó con parar Sao Paulo el día de la inauguración de la Copa, es un problema mucho más allá de lo que puede ver la gente común y corriente”, anticipó.

Ecuador vive desde hoy la “fiesta” de la Copa del Mundo Brasil 2014, con banderas y camisetas tricolor en las calles, a pocas horas de la inauguración de la competencia mundial, a la que el presidente Rafael Correa asistirá como invitado.

Mientras, las actividades en algunas oficinas se han acomodado a horarios flexibles para facilitar a los empleados seguir el desarrollo de la cita ecuménica desde hoy, el comercio ha elevado la venta de camisetas de la selección local.

El exfutbolista Alcides Ghiggia, autor del gol de la victoria de Uruguay sobre Brasil en la final del Mundial de 1950, se quejó este miércoles porque no tiene entradas ni credencial para asistir a la apertura de Brasil 2014. Ghiggia está esperando una respuesta de la FIFA y de las autoridades brasileñas sobre su posible asistencia.