Piden mantener viviendas asequibles

Legisladoras federales defienden proyecto para asegurar unidades a bajo costo
Piden mantener viviendas asequibles
Grupos de inquilinos dieron a conocer su situación ayer en un foro comunitario realizado en Harlem.
Foto: Humberto Arellano

Washington

Los neoyorquinos de bajos recursos merecen acceso a viviendas a precios asequibles y por eso la congresista demócrata Carolyn Maloney afirmó que presentará un proyecto de ley para impedir límites “arbitrarios” en unidades multifamiliares de bajo costo.

Maloney organizó el jueves, con la ayuda de su colega demócrata Nydia Velázquez, un foro entre todos los representantes neoyorquinos de la Cámara de Representantes y la alcaldesa adjunto para asuntos de Vivienda de Nueva York, Alicia Glen.

Glen explicó el plan de vivienda presentado recientemente por la alcadía para fomentar el desarrollo de viviendas a precio asequible en los cinco condados de la Gran Manzana en los próximos diez años.

La meta del plan, pensado para los grupos más vulnerables, es crear 200,000 unidades a precios asequibles, lo que ayudará a crear 194,000 empleos de construcción y otros 7,200 puestos permanentes.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha dicho que el plan beneficiará a las familias de bajos recursos que viven en apartamentos con control de rentas, a los ancianos, a trabajadores de clase media y a propietarios de edificios de apartamentos.

El plan de vivienda “es un esfuerzo que requerirá la cooperación de los funcionarios federales, estatales y de la ciudad, y es bueno ver que la Administración lo entiende”, dijo Maloney tras el encuentro con Glen. “Necesitamos juntar nuestros recursos para responder a las necesidades de los neoyorquinos para acceder a vivienda a precios asequibles en los cinco condados”, explicó.

En ese sentido, Maloney instó a las autoridades de la ciudad a que preserven las unidades de vivienda asequible ya existentes, incluyendo la ubicada en Stuy Town/Peter Cooper Village, considerado un “oasis” para las familias de clase media en el sector de Manhattan.

La oficina de Maloney expresó preocupación de que el complejo familiar, de 110 edificios y 11,231 apartamentos, ahora a la venta, pueda convertirse en un enclave para ricos, y margine a familias de clase media.

La venta del codiciado complejo familiar se producirá en unos momentos en que el precio promedio de un condominium en la cuidad supera $1,5 millones y los precios de alquiler en general continúan en aumento.

El viaje de Glen al Congreso en Washington se produjo en víspera de que los inquilinos del complejo residencial programaran realizar una protesta frente a la alcaldía.

Maloney dijo que presentará un proyecto de ley para que la Agencia Federal para la Financiación de Vivienda (FHFA) no pueda imponer “límites arbitrarios” en los negocios de unidades multifamiliares, porque eso reduciría las opciones de alquiler en la ciudad