Summer Quest busca demostrar su impacto

El programa se presenta como antídoto contra la pérdida de aprendizaje durante el receso veraniego y está dirigido a estudiantes de bajos recursos

Summer Quest busca demostrar su impacto
Jennifer Rosario, trabajadora social de Partnership With Children, enseña a estudiantes del Sur de El Bronx a preparar malteadas como parte del programa Summer Quest.
Foto: Geoff Decker

NYC Summer Quest, un programa gratuito de cinco semanas para alumnos de escasos recursos en escuelas primarias e intermedias, ha causado buena impresión a padres y mejorado la preparación de alumnos para el regreso a la escuela en otoño, de acuerdo con encuestas del Departamento de Educación (DOE).

La canciller de educación de la ciudad, Carmen Fariña, ha pedido expandir el programa como antídoto contra la pérdida de aprendizaje durante el verano, cuando los alumnos, en particular los que provienen de entornos de bajos recursos, experimentan un retroceso en sus destrezas académicas durante las vacaciones veraniegas.

Sin embargo, exámenes de alumnos de escuelas intermedias realizados antes y después del programa revelaron malos resultados académicos el primer año y resultados confusos el segundo año. Ahora que el programa comienza su último verano del piloto de tres años, y la ciudad está a punto de añadir 1,000 puestos exclusivamente para los alumnos de escuelas intermedias, Summer Quest se enfrenta a una gran prueba.

“Todos de manera intuitiva pensamos que vale mucho, pero para demonstrar de verdad el impacto académico, pienso que se necesitan de dos a tres ciclos”, dijo Margaret Crotty, directora ejecutiva de Partnership With Children, una organización que ha ofrecido un programa Summer Quest por los últimos dos años. “Nuestra esperanza es que el último año sea realmente cuando se vea las ganancias”.

Este año, Summer Quest se ofrecerá en Brooklyn y el Sur de El Bronx, para proporcionar enseñanza de lectura y matemáticas así como actividades tipo campamento a alumnos que de otra manera quizás tendrían muy poco que hacer durante el verano.

El número de participantes ha aumentado desde el 2012, de 1,100 alumnos el primer año a 2,800 este verano. Durante el primer año del programa, el 80% de los padres sintieron que sus hijos estaban mejor preparados para la escuela después de completar el programa.

Si es exitoso, Summer Quest tiene el potencial de cerrar la brecha de logros académicos, la cual como lo demuestra la investigación, es impactada considerablemente por las pérdidas cumulativas de aprendizaje durante el verano.

Los funcionarios del Departamento de Educación dijeron que primero se concentrarán en los resultados este verano antes de anunciar planes para el futuro de Summer Quest más allá de su piloto de tres años

Esta historia es parte del convenio entre Chalkbeat.org e ImpreMedia

ny.chalkbeat.org