Supremo de EEUU verá caso de amenazas en Facebook

El Máximo Tribunal determinará si estuvo correcto condenar a un hombre que usó la red social para amenazar de muerte a su esposa

Washington – Amenazar a su esposa de muerte a través de mensajes colocados en Facebook le costó caro a un hombre que pasó 44 meses en prisión. Y ahora, la Corte Suprema de Justicia de EEUU deberá decidir si estuvo correcto que los jueces que condenaron a Anthony Elonis consideraran que los post eran una muestra suficiente de que sí cometería el crimen.

Este lunes el Supremo decidió, en un fallo inusual, que sí revisará el caso de Elonis quien en el 2010 fuea parar a prisión por amenazar con matar a varias personas, entre ellas su esposa, a través de mensajes publicados en la red social Facebook.

Dos cortes federales lo condenaron, al considerar que sus palabras constituían una actividad criminal.

Se trata de la primera vez en la última década que el Supremo acepta un caso de estas características, desde que en 2003 estableció que una ley del estado de Virginia que equiparaba la quema de cruces con las amenazas había ido demasiado lejos alegando que no todas las quemas se hacían con intención intimidatoria.

El Supremo ha rechazado involucrarse en casos similares desde entonces y, por ejemplo, el año pasado desestimó el de un hombre que amenazó en YouTube con matar al juez que le retiró la custodia de su hijo.

El acusado comenzó a publicar críticas a su esposa en el 2010, que le había dejado tras siete años de matrimonio y se llevó a sus dos hijos, y acabó amenazándola de muerte en unos textos que tenían forma de letra de rap.

Ante estos mensajes, su esposa consiguió una orden de protección, lo que aumentó la agresividad de los comentarios de Elonis, que empezaron a dirigirse a más gente.

Finalmente el acusado fue condenado a 44 meses de prisión -salió de prisión el pasado febrero- y tres años de libertad vigilada.

Sus abogados argumentan que su defendido nunca pretendió cumplir sus amenazas, por lo que ahora los jueces del Supremo determinarán hasta qué punto ése es un elemento a considerar.

Respecto a este caso, el Departamento de Justicia estadounidense ha destacado que la ley no sólo pretende evitar la violencia real, sino también el miedo producido por lo que se percibe como amenaza.