McDonald’s paga $10,000 a empleado despedido por alertar sobre fuga de gas

El despido ilegal fue investigado por la fiscalía general de Nueva York

Warrenone, una franquicia que opera cuatro restaurantes de McDonald’s en el estado de Nueva York pagó $10,000 a un empleado como restitución después de haberle despedido en abril del año pasado.

El empleado, que cobraba salario mínimo y trabajaba a tiempo parcial en un restaurante ubicado en Lyons, intentó advertir varias veces a sus supervisores que había una fuga de gas en el restaurante. Sus preocupaciones fueron ignoradas y el empleado llamó al 911.

Los bomberos y la Policía confirmaron la fuga y el restaurante fue cerrado esa noche. Para el trabajador de la franquicia fue la última noche en el trabajo porque, mientras los bomberos investigaban, dos supervisores le informaron que estaba despedido.

El despido ilegal fue investigado por la fiscalía general que ha sido la que ha llegado a un acuerdo con los dueños de esta franquicia para restituir a este trabajador con el equivalente a un año y medio de sueldo en vez de su readmisión.

La ley del estado de Nueva York prohíbe que los empresarios tomen represalias contra un empleado por reportar a un supervisor o a las autoridades cuando hay un peligro sustancial y específico a la salud y seguridad pública.

Al fiscal general Eric Schneiderman el despido le parece “indignante” y mediante comunicado explicaba que a este trabajador “se le debería agradecer y no despedir”.

Warrenone ha pactado con la fiscalía la creación y puesta en práctica de procedimientos para quejas e informará trimestralmente a la fiscalía de cualquier queja de salud.