Acaban ecuatorianos con alegría catracha

Hondureños, residentes en Los Ángeles, ven caer a su selección
Acaban ecuatorianos con alegría catracha
Aficionados hondureños en Los Ángeles se emocionan con el partido de su selección ante Ecuador. / Aurelia Ventura/ La Opinión

Las banderas dejaron de ondear y las vuvuzelas y la música que vibraba dentro del restaurante Hondura’s Kitchen en Huntington Park se apagó.

Sólo se escuchaban las protestas de las decenas de aficionados hondureños contra los árbitros a quienes culpaban por no ser justos con la selección de su país.

De esa manera, la alegría inicial de los hinchas catrachos reunidos en el recinto se tornó en tristeza después de la derrota de ante Ecuador.

Los hondureños celebraron en grande cuando su selección metió el único gol al 31′. Sin embargo, esa alegría se disipó un poco cuando Ecuador empató. Pero las esperanzas de un empate nunca abandonó a los hinchas, incluso después del segundo gol de Ecuador, que a la larga selló el triunfo para los sudamericanos.

“¡Catracho nunca pierde!”, fue el grito de consuelo de la joven Andrea Contreras, envuelta con la bandera azul y blanco de su país.

Los últimos minutos fueron de resignación para los aficionados y sólo se dedicaron a esperar, en silencio, que culminara el partido. Cuando se oyó el pitazo final del arbitro, cada uno se levantó y salió en silencio.

“Si Ecuador hubiera ganado porque se lo merecía, todo bien. Un penal que existió no lo marcaron, dos goles anulados. ¿De qué estamos hablando? Siempre la FIFA, preferencia y corrupción”, dijo Alex Ramos, visiblemente molesto.

Pero algunos siguen con la esperanza de que su equipo gane el próximo encuentro con Suiza y meta los goles que necesitarían para pasar a los octavos de final.

“El juego estuvo bien, pero desaprovechan mucho las oportunidades. Ojalá que en el próximo partido organicen bien el equipo para que aprovechen las oportunidades que tienen siempre”, dijo Francisco Estapa. “Jugó bien y tenemos esperanzas de que le gane a Suiza”, añadió.

“El juego estuvo buenísimo y perdieron con dignidad. Felicito a los hondureños”, dijo la guatemalteca Lilian Rodríguez, que se acercó hasta Hondura’s Kitchen a apoyar a los hondureños.

“Hicieron un buen trabajo y no bajaron la guardia en ningún momento. Perdieron una batalla pero no la guerra. Todavía les falta”, añadió.