Bill de Blasio está encantado de oficiar bodas en NYC

Desde que asumió el cargo, el alcalde ha casado a más de seis parejas el doble que Michael Bloomberg en tres mandatos

Nueva York – De todos los privilegios que ha ido descubriendo como alcalde de Nueva York, Bill de Blasio siente una particular atracción por oficiar bodas.

Desde que se convirtió en alcalde, De Blasio ha casado a más de seis parejas – el doble que su antecesor Michael Bloomberg – rescatando una tradición que había sido abandonada desde que el exalcalde David Dinkins dejó el poder.

De Blasio oficia bodas cada vez que su cargo se lo permite, al menos una vez al mes. El último matrimonio que ofició, el 8 de junio, fue el de unos amigos suyos, Steven Kest y Kemi Ilesanmi. En la ceremonia, el alcalde no sólo aseguró haber estudiado los ojos de la pareja para saber si estaban preparados para dar el “sí”, también le indicó a los familiares dónde debían ubicarse al momento de las fotos, según un reporte de The New York Times.

Casado por más de veinte años con Chirlane McCray, de Blasio se considera “un conocedor” de la institución del matrimonio, y afirma que la experiencia de unir a una pareja es muy significativa.

De Blasio, quien en la toma de posesión prometió hacer lo posible para unir a los neoyorquinos, ofició su primera boda el pasado abril. Desde entonces ha casado a familiares, amigos, incluso al barista, Edourd Houilliez, que cada mañana sirve su café en el Patisserie Colson, en Park Slope, Brooklyn.

Aunque el alcalde no es conocido por su puntualidad – ha llegado hasta media hora tarde a las ceremonias – él y su equipo están comprometidos a dar todo de sí para que sea un día inolvidable.

En la boda del barista, su prometida, Emily Shevenock olvidó el ramo de flores. Enseguida, el equipo del alcalde corrió a conseguirle una docena de lirios blancos.

“Oficiar bodas es una versión distinta de un regalo”, dijo el alcalde al Times. “Me encanta preguntarle a las parejas si quieren comprometerse, ver cómo tiemblan de nervios cuando están a punto de dar el “sí”, ver que significa tanto para ellos. Entonces, siempre recuerdo el momento en que yo me comprometí”.