Riesgos del consumo excesivo de carne roja

Eliminar la carne de tu dieta puede ahorrarte varias enfermedades y sufrimiento a largo plazo.

Modera tu consumo de carne, y si es posible, elimínala de tu dieta.
Modera tu consumo de carne, y si es posible, elimínala de tu dieta.
Foto: Entrecot de buey con batata asada y tajín, acompañado de chips de patata violeta por Flavio Lorenzo Sánchez, disponible bajo Licencia de Atribución "Sharealike" en http://www.flickr.com/photos/fvk_imagen / 11907756726/

Las carnes rojas son denostadas permanentemente por su relación con algunas enfermedades. Y efectivamente, son las causantes de enfermedades que aumentan el riesgo de mortalidad. Esto se previene al reducir la ingesta de carnes rojas.

En EEUU y en la cultura hispana se come carne de vacuno casi a diario. No es necesario eliminarla completamente de tu dieta, ya que un consumo moderado tiene beneficios.

Según un estudio de Archives of Internal Medicine el consumo de carne roja aumenta la mortalidad. Las principales enfermedades que causa comer demasiada carne están relacionas con problemas cardiovasculares.

Aumenta el riesgo de padecer un infarto o de sufrir un aneurisma, que es una acumulación de sangre en las paredes de los vasos sanguíneos. Estos problemas tienen riesgo de infarto, especialmente en las personas de edad avanzada. Las grasas saturadas de la carne aumentan el colesterol y puede provocar diabetes.

La gota, enfermedad típica de los reyes europeos en otras épocas, se da con frecuencia en las personas, más en hombres, que comen demasiada carne. Es producida por un exceso de ácido úrico en sangre, que normalmente se eliminaría por la orina. El sobreaporte energético que da la carne de vacuno provoca obesidad. También existe un riesgo de sufrir cáncer de colon o de mama.

En general, todo consumo moderado tiene sus beneficios, y con la carne roja también se cumple. Mantener en tu dieta carne vacuna tiene sus ventajas. Como, por ejemplo, tiene mucho potasio, zinc, calcio y fósforo. Es rica en vitaminas del grupo B (B1, B2, B5, B12 y ácido fólico). También aporta, en menor cantidad, vitaminas D y E. Además, su alto contenido en proteínas tiene un efecto saciante que te ayuda a comer menos cantidad.

Para algunas personas está desaconsejado eliminar la carne roja de su dieta, como cuando no se metaboliza bien el hierro o se tiene anemia, especialmente para las embarazadas para que el bebé se desarrolle sin problemas. También para los niños menores de ocho años. Necesitan las proteínas que les ofrece la carne porque su estómago no está preparado para hacer una adecuada digestión de las legumbres, que son el sustituto de la carne en la dieta vegetariana.

Para el resto de personas, si se inclinan por una dieta vegetariana, deben poner atención en proporcionarse las proteínas y vitaminas que aporta la carne con otros alimentos como legumbres, cereales y verduras. Si decides mantener un consumo moderado de carne procura que provenga de ganaderías con certificación orgánica, pues estas vacas han sido alimentadas con pasto orgánico y criadas en libertad por lo que su carne está libre de hormonas y es más saludable para el consumo.