Desconocidas las causas de nuevo arresto de sudanesa que se salvó de la horca

Meriam Yahya Ibrahim fue detenida en el aeropuerto internacional de Jartum

Guía de Regalos

Desconocidas las causas de nuevo arresto de sudanesa que se salvó de la horca
Meriam Yahya Ibrahim al momento de su liberación.
Foto: Twitter / @Citizengo

MADRID – Meriam Yahya Ibrahim, la sudanesa que salió la víspera de prisión tras cancelarse la condenada a muerte por negarse al Islam y proclamar su fe en el cristianismo, fue arrestada hoy de nuevo en Sudán, sin que se conozcan los motivos.

Fuentes judiciales informaron que Ibrahim fue detenida en el aeropuerto internacional de Jartum, capital de Sudán, junto con su marido, Daniel Wani, su hijo Martín de casi dos años y su recién nacida, a quien dio a luz en prisión el mes pasado.

La mujer, cuya sentencia a muerte por apostasía acaparó la atención mundial, y su familia fueron retenidos por unos 40 agentes de seguridad, cuando se disponían a dejar Sudán y viajar hacia Estados Unidos, según un reporte de la televisión Al Jazeera.

Eman Abdul-Rahim, el abogado de la mujer, confirmó que las autoridades sudanesas volvieron a detener a Ibrahim, sólo horas después de que fue liberada, aunque dijo que ignoraba cuáles eran ahora los cargos en su contra.

La nueva detención encendió las redes sociales. Usuarios que celebraban la previa liberación de la mujer, cuestionaron la detención. Algunos plantearon que la acción responde a problemas con documentos y que el asunto se resolvería en par de días.

Ibrahim fue sentenciada a muerte, el 15 de mayo pasado, por convertirse al cristianismo desde el Islam, pero fue puesta en libertad ayer lunes, luego de que el Tribunal de Apelaciones de Sudán anuló su sentencia y ordenó su liberación inmediata.

La mujer, de 27 años, fue condenada a 100 latigazos por el cargo de adulterio, al casarse con un hombre cristiano en Sudán del Sur, y a la horca por apostasía tras negarse tanto a renunciar a su fe, como a reconocerse como islámica, religión a la que pertenecen sus padres.

Ibrahim fue declarada culpable, pese a que comprobó que fue criada como cristiana por su madre, luego de que su padre abandonó a su familia cuando tenía sólo seis años de edad.

La sentencia generó la condena de varios países y organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Amnistía Internacional (AI), que calificó el hecho como “repugnante”, ya que además la mujer estaba en la última etapa de su embarazo.