Italia y Uruguay, ganar como sea

Dos selecciones repletas de historia se juegan un boleto a octavos de final

Guía de Regalos

Italia y Uruguay, ganar como sea
Mario Balotelli es el referente ofensivo de Italia que avanza a octavos con un empate ante Uruguay.
Foto: GETTY images

@jairogiraldo10

Costa Rica lo dejó todo de esa manera. Después de derrotar a Uruguay en su estreno y sorprender a Italia en su segunda salida, dejó en estado crítico a los dos ex campeones mundiales que hoy se juegan en el estadio Arena Das Dunas, de Natal, su continuidad en el torneo. Inglaterra, eliminada, y Costa Rica, clasificada, ya definieron su suerte y sólo falta saber el orden en que queden las cosas para ajustar las especulaciones con los cruces y los rivales de octavos.

Un clásico de negados al buen futbol, pero con la mochila repleta de historia.

Dos de élite habituados a ganar de cualquier manera. Súbditos de los muros defensivos que en Italia llaman “catenaccio” y en Uruguay, “Garra Charrúa”.

Llega Italia con la ventaja de que le sirven dos de los tres resultados posibles. Ganar o empatar los mantiene en Brasil. Perder está probibido.

Para Uruguay es ganar o ganar. Eso aunque tenga ventaja estadística mínima en la historia ya que los charrúas en nueve partidos ante los “azzurri” han ganados tres, perdido dos y empatado cuatro veces. Pero en citas mundialistas, cómo la de hoy, los italianos lo han hecho mejor: un empate 0-0 en Puebla en 1970 y una victoria en Italia-90 cuando ganaron con goles de Schillaci y Aldo Serena.

Hoy, el presente le pertenece a Luis Suárez y Edinson Cavani decididos a firmar otra “machada” y seguir en el Mundial mientras Mario Balotelli y Andrea Pirlo hacen planes para continuar la fiesta.

Enfrentan dos ex campeones mundiales el veredicto inapelable tras un juicio cortísimo de noventa minutos y esta vez de nada sirve la historia.

Es cierto que entre los dos suman seis títulos mundiales y más aún que fueron los ganadores de los primeros cuatro cetros orbitales cuando el futbol se hizo futbol. Pero eso ya no cuenta, hoy uno sigue y otro se va a casa.

Marco Antonio Rodríguez, el “Chiquidrácula”, de México, será el notario de lo que se juega y se decide

laopinion.com