Praderas de la muerte

Investigan fosas comunes de inmigrantes en cementerio texano

Guía de Regalos

Praderas de la muerte
En los últimos años, se ha registrado una cifra récord de 271 muertes de inmigrantes en la zona de Falfurrias, Texas.
Foto: Suministrada

FALFURRIAS, Texas.— Como parte de las acciones oficiales para esclarecer la muerte de cientos de inmigrantes no identificados en las praderas desérticas de esta región del sur de Texas en los últimos años, se iniciará una investigación sobre la forma en que fueron sepultados los restos de 52 inmigrantes en un cementerio local hallados a principios de este mes,

“Es una necesidad que los Texas Rangers investiguen si se incurrió en negligencia, responsabilidad criminal o sepultura impropia que viola la ley estatal de salud”, informó el senador estatal Jesús “Chuy” Hinojosa, en referencia al entierro de los restos humanos en bolsas de plástico y mezclados de esa manera en el panteón del Sagrado Corazón en Falfurrias.

Ahí también se hallaron en 2013 los restos de 110 migrantes.

En ese cementerio se sepultaron restos de inmigrantes de 2005 hasta 2012, a cargo de la Funeraria del Angel Howard-Williams, a la cual el condado de Brooks le pagó por el transporte y sepultura de los cuerpos no identificados.

Jessica McDunn, vocera de la funeraria, comentó en un correo electrónico que “por años hemos cooperado con funcionarios federales y locales para manejar estas situaciones y que todos los restos humanos sean tratados con dignidad, cuidado y respeto”.

La decisión de iniciar una investigación se tomó en una reunión en Austin, la capital texana, convocada por el senador Hinojosa con las autoridades del condado de Brooks.

“Estamos poniendo todas las piezas juntas en esta situación”, señaló Luis Moreno, vocero de la oficina del senador Hinojosa, quien descartó que se tratara de “fosas comunes”.

Los restos humanos fueron hallados por la antropóloga forense Lori Baker, quien realiza esa labor de “rescate” de cuerpos de inmigrantes desde hace más de 10 años como parte de su proyecto “Reunificando familias”. Esa búsqueda la ha realizado en varios cementerios fronterizos y creó un banco de ADN, o información genética, para su identificación.

En los últimos 3 años, se registró una cifra récord de 271 muertes de inmigrantes en la zona de Falfurrias, ya que las personas que intentan cruzar hacia EEUU deben caminar más de 30 millas para esquivar el puesto de inspección de la Patrulla Fronteriza. Algunos restos se hallan en sepulturas en el cementerio local y otros esparcidos en el monte.

En esta área del condado de Brooks, ubicada a 60 millas de la frontera con México, fueron encontrados 129 cuerpos de inmigrantes en 2012, 87 en 2013 y 34 en lo que va de 2014.

“Todos los días atendemos llamadas de personas averiguando por sus familiares que cruzaron por esta región”, señaló Eduardo “Eddie” Canales, coordinador del Centro de Derechos Humanos del sur de Texas, quien atendía al teléfono a una señora que desde Virginia buscaba a su hijo de 21 años de edad que creía estaba perdido en la pradera de Falfurrias.

“Les llamo los desvanecidos, los que se pierden al intentar cruzar sin estar preparados para este terreno y clima”, menciona Canales, quien coloca decenas de contenedores plásticos de 55 galones con agua en el desierto. “Eso ha salvado muchas vidas”, agregó.

“Más que una crisis humanitaria estamos en una situación de emergencia en el condado de Brooks, van ya 34 cuerpos este año y faltan los meses más calurosos. Todos los días mueren personas y encontramos restos humanos. Aparte de ver el drama de 100 a 150 niños en la estación de la Patrulla fronteriza, madres migrantes que paren a sus hijos en el monte o mujeres vejadas en su intento por cruzar”, reveló Benny Martínez, sheriff del condado de Brooks. En Texas se ha detectado una oleada inmigrante en últimos meses.