Compró vestido con mensaje oculto en la etiqueta

Encuentran en prendas de vestir de la marca Primark mensajes pidiendo auxilio por “humillantes condiciones de trabajo forzado”

En una de las etiquetas se leía: “humillantes condiciones de trabajo forzado”.
En una de las etiquetas se leía: “humillantes condiciones de trabajo forzado”.
Foto: Twitter

La marca de ropa Primark está, una vez más, en el ojo del huracán, luego que dos compradoras revelaran el hallazgo de mensajes denunciando “explotación laboral”, que fueron dejados en las etiquetas que acompañan a las prendas de vestir.

Uno de los mensajes, que leía “humillantes condiciones de trabajo forzado”, fue descubierto en una etiqueta que había sido cosida detrás de la etiqueta oficial de una camisa de Primark comprada por Rebecca Jones en el 2013, en la localidad de Swansea, en Gales, en el Reino Unido.

Ya otra compradora, de apillo Gallagher, había denunciado el hallazgo en Gowerton de un mensaje similar en una falda también de la marca Primark, donde se leía: “Forzada a trabaja extenuantes horas”. Las direcciones de las fábricas donde se habían confeccionado esas prendas correspondían a lugares en España e Irlanda.

Estas nuevas denuncias han llamado mucho la atención, debido a que esa empresa ya había estado envuelta en casos de trabajadores explotados en países tercermundistas, donde eran obligados a laborar extensas jornadas y en precarias condiciones.

El año pasado un caso de explotación laboral acaparó la atención mundial, luego que más de 900 personas murieran en un incendio en la fábrica Rana Plaza en Bangladesh, donde se fabricaba ropa de grandes marcas y que había sido acusada de explotar a los trabajadores.

LEE TAMBIÉN:

Más de 900 muertos deja derrumbe en Bangladesh

Algunas de las prendas que allí se elaboraban, y por las cuales se les paga paupérrimos salarios a los obreros, eran de la marca Primark y otras compañías occidentales, incluyendo algunas en Estados Unidos.

Según reportes de la BBC, ya en el 2008 se había realizado una denuncia contra Primak, por presuntamente permitir que una fábrica en la India contratar a niños de 11 años, para trabajar en la confección de sus ropas.

Es por ello que Primark salió a defenderse de los nuevos señalamientos, indicando que había iniciado su propia investigación para demostrar que la empresa no violaba las normas laborales ni explotaba a los trabajadores.

Un vocero de la marca le dijo a la revista Vogue, que le parecía extraño que esto haya salido a la luz recientemente, cuando el vestido fue comparado hace más de un año. Además, hicieron un llamado a la compradora para que enviara la pieza a la compañía, para que se pudiera determinar cómo y dónde esa etiqueta fue adherida.

Primark defiende sus condiciones laborales, asegurando que respetan las normas laborales y que sus trabajadores son tratados con respeto.