Servicios a envejecientes latinos

Las cifras ajustadas del Censo 2010 indican que en la Ciudad de Nueva York hay alrededor de un millón y medio de personas mayores de 60 años, y de ellas más de 300,000 —o un poco más de una de cada cinco– está en situación de pobreza. Los expertos en demografía sostienen que en las dos décadas próximas, la población de neoyorquinos de más de 65 años aumentará alrededor de un 35%. Eso quiere decir es que para 2034 en la ciudad vivirán unos 1.3 millones de personas de esa edad.

La combinación de esos dos factores -edad avanzada y pobreza- es inquietante. En la actualidad, casi siete de cada diez personas de escasos recursos son mujeres, y alrededor de la mitad de esas mujeres tienen entre de 65 a 74 años y algo más de la mitad, más de 75 años.

Un tercer factor complica la situación de muchos envejecientes: casi 6 de cada 10 neoyorquinos mayores de 65 años tiene alguna forma de discapacidad mental. Ese es el sector de la población de nuestra ciudad al que ayudan varias de las organizaciones miembros de nuestra Hispanic Federation.

Esas agencias les proveen a esas personas mayores -en especial a las latinas- servicios que van desde los paseos y ayuda con la solicitud de beneficios sociales hasta la prevención del VIH/SIDA y la atención de la salud en el hogar.

Una de las agencias es Spanish Speaking Elderly Council (RAÍCES).

RAÍCES, que funciona en el 30 de la Tercera Avenida, Oficina 617, en Brooklyn, (718) 643-0232, http://www.ssecraices.org), atiende las necesidades de las familias de escasos recursos en general, y cuenta con diversos servicios específicos para la Tercera Edad. Entre ellos, varios centros para personas mayores, una clínica de salud mental, el programa Acceso de manejo de casos, y grupos de apoyo a abuelos que, por causas diversas, tienen a su cargo la crianza de sus nietos.

“Lles ofrecemos a las personas de más de 60 años -o menores de esa edad si están discapacitadas- desayuno y almuerzo; atención personalizada de sus problemas y casos; y presentaciones sobre los temas y cuestiones de interés para ellos, como la vivienda, la salud, la alimentación. También realizamos salidas y viajes, ofrecemos clases de computación y llevamos a cabo diferentes actividades sociales”, explica Carmen Rojas, del programa Acceso de RAÍCES.

La clínica de salud mental de RAÍCES se llama Casa Bienestar y ofrece apoyo, intervención de crisis, tratamiento para la depresión y otros problemas emocionales.

Los interesados en nuestras organizaciones de ayuda pueden pedir más información a la Hispanic Federation, llamándonos al 866-HF-AYUDA, o (866) 432-9832