Casa Blanca condena asesinato de joven palestino y pide evitar clima de “venganza”

Se sospecha que el crimen fue cometido en represalía al homicidio de tres israelís la semana pasada
Casa Blanca condena asesinato de joven palestino y pide evitar clima de “venganza”
El secretario de Estado, John Kerry, tildó el crimen de "repugnante"
Foto: (Archivo / El Diario)

Washington- Después de que el cuerpo calcinado del joven palestino, Mohamed Husein Abu Jedeir, fuera hallado en Jerusalén Este en la mañana del miércoles, y de que la Policía anunciara que el crimen era, posiblemente, una represalia por el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelís la semana pasada, Estados Unidos condenó el atroz crimen y pidió cesar el clima de “venganza” entre ambos países.

En un comunicado de prensa, el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dijo: “Es repugnante pensar que han tomado en la calle a un adolescente inocente y le han robado su vida. No hay palabras para expresar adecuadamente nuestras condolencias al pueblo palestino“.

“Aquellos que cometen actos de venganza solo desestabilizan una situación de por sí explosiva y emocional. Esperamos que tanto el Gobierno de Israel como la Autoridad Palestina tomen todos los pasos necesarios para prevenir actos de violencia y llevar a los responsables ante la justicia”, agregó.

Por su parte, desde su cuenta de Twitter, la Asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, dijo: “Estados Unidos condena rotundamente el atroz asesinato de Mohamed Husein Abu Jedeir en Jerusalén. Los responsables deben ser llevados ante la justicia. Urgimos a todas las partes a evitar una atmósfera de venganza y represalias”.

El cuerpo del menor fue hallado una hora después de que testigos vieran cómo un grupo de desconocidos lo obligaba a ingresar a un coche a la salida de la mezquita en el barrio de Shuafat, en Jerusalén Este. El vocero de la Policía de Israel, Micky Rosenfeld, dijo que se hizo una redada para bloquear las calles alrededor de la mezquita; sin embargo, no pudieron detener el crimen.