Federación Hispana defiende fondos otorgados por Concejo de NYC

La organización recibió este año $1.3 millones, más que ninguna otra entidad y tres veces más que el año pasado ($314,000)
Federación Hispana defiende fondos otorgados por Concejo de NYC
MirRam Group, la firma de cabildeo que representa a la Federación Hispana, condujo la campaña de la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito.
Foto: Archivo

José Calderón, director ejecutivo de Federación Hispana, salió ayer al cruce de cuestionamientos periodísticos a los fondos otorgados por el Concejo Municipal para contribuir al financiamiento de las actividades de esta organización sin fines de lucro.

La semana pasada, el cuerpo legislativo anunció que tres de estas organizaciones (Federación Hispana, la Coalición para Niños y Familias Asiático-Americanas y la Liga Urbana de Nueva York) recibirán $833,333 cada una como parte del Fondo de Estabilización de Comunidades de Color, una iniciativa promovida por de los concejales de El Bronx y del Caucus Negro, Latino y Asiático.

“Esta no es la suma más alta que hemos recibido del Concejo”, aclaró Calderón, haciendo referencia a los $2 millones que Federación Hispana recibió en 2006, cuando Christine Quinn era la presidenta del cuerpo legislativo.

“El principal destinatario del dinero es la población atendida por las organizaciones que representamos”, agregó.

Columna: La batalla de las entidades sin fines de lucro

La Federación Hispana es una red de 97 instituciones sin fines de lucro de Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania y Connecticut, entre las que se encuentran algunas de las más respetadas organizaciones latinas, como ASPIRA, Asociación Tepeyac, Asociación de Profesionales Hispanos de Salud Mental, el Concejo para el Desarrollo Económico de El Bronx, El Museo del Barrio, El Puente, Latino Commission on AIDS, Latino Justice PRLDEF, y Make the Road, entre otras.

Los 51 concejales cuentan con un presupuesto de $50 millones para apoyar organizaciones de la comunidad. Hasta el año pasado, ese dinero—tradicionalmente conocido como “fondos reservados”—era distribuido discrecionalmente entre cada concejal por la presidencia del organismo legislativo, pero la nueva presidenta, Melissa Mark-Viverito, impulsó una modificación de las reglas y los fondos se dividen ahora en partes iguales ($400,000) entre todos los miembors. Otros $16 millones que siguen bajo control de la presidencia.

En total, la Federación Hispana recibió este año $1.3 millones, más que ninguna otra entidad y tres veces más que el año pasado ($314,000). Esto generó algunas suspicacias porque la firma de cabildeo que representa a la Federación, MirRam Group, condujo también la campaña de Mark-Viverito.

Luis Miranda, presidente de la firma, declinó responder a la requisitoria de El Diario/La Prensa señalando que no hace comentarios públicos sobre sus clientes.

Susan Lerner, de la organización de vigilancia gubernamental (watchdog) Common Cause dijo que el Concejo es mucho más transparente que otros organismos, ya que sus miembros están obligados a divulgar los nombres de cabilderos. “El problema es que no hay ninguna ley que impida que mi cabildero sea también mi director de campaña”, señaló.

Esta connivencia es legal y muy común en la política estadounidense. Críticas fueron hechas a la firma de lobby Parkside Group, que representó a los desarrolladores urbanos que impulsaban el proyecto inmobiliario Willets Points de Queens y brindó consultoría de campaña a algunos de los políticos con poder de votación a favor o en contra del proyecto.

La legislación vigente sólo requiere que las firmas de cabildeo reporten quiénes son sus clientes y cuánto dinero reciben de éstos

http://www.nyc.gov/lobbyistsearch