Tres trastornos que dificultan el sueño

El insomnio produce graves daños a la salud.
Tres trastornos que dificultan el sueño
Foto: I've never felt so lost, I've never felt so at home. (201) por Meg Wills, disponible Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/whatmegsaid / 3192634050/

Muchas personas tienen problemas para dormir. Tardan demasiado tiempo en quedarse dormidos, interrumpen su sueño en mitad de la noche durmiendo periodos cortos o se despiertan muy temprano.

Puede deberse a diferentes síndromes o afecciones, a veces difíciles de diagnosticar. Deberás observarte y acudir a tu médico para que, con la información que le facilites y las pruebas médicas, elabore el diagnóstico acertado.

Es uno de los trastornos más difíciles de identificar porque la persona que lo sufre no es consciente que sucede mientras duerme. Generalmente, es quien duerme a su lado quien lo detecta. Consiste en la interrupción de la respiración durante el sueño, con una duración desde unos minutos hasta 30 veces por hora. Son personas que roncan muy fuerte, lo padecen más los hombres y las personas con sobrepeso.

Es una necesidad irrefrenable de mover las piernas cuando se está sentado o tumbado que aumenta por la noche. Moviéndolas se consigue un alivio temporal pero enseguida se vuelve a sentir incomodidad.

En muchos casos de síndrome de las piernas inquietas (SPI) no se conoce la causa, pero en otros casos se debe a la anemia o es consecuencia del embarazo. También el consumo excesivo de cafeína o excitantes, así como el estrés, pueden provocarlo.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es bastante habitual, afecta a personas de cualquier edad y es más frecuente en mujeres. Sus síntomas son una permanente y excesiva preocupación por cualquier cuestión (trabajo, relaciones personales o familiares, dinero, salud).

No se diagnostica TAG a una persona que pasa por una temporada de ansiedad, sino a alguien que desde siempre recuerda haber estado ansiosa. Provoca insomnio, dolores de cabeza, tensión muscular, diarreas, náuseas o problemas digestivos.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) también está relacionado con la ansiedad. Quien lo sufre tiene pensamientos repetitivos angustiantes hasta convertirse en una obsesión que le impide dormir. Para frenarlos recurre a repetir acciones de manera compulsiva. Por ejemplo, tiene miedo a los gérmenes y se lava las manos cada vez que toca algo que no haya limpiado. Suelen contar cosas, limpiar o mover objetos constantemente.

Como indica Medline Plus, para cada uno de estos trastornos hay un tratamiento diferente. Por eso, si tienes problemas para dormir, acude al médico para que te diagnostique y trate. Quizá sólo sufras insomnio causado por estrés, y en ese caso, cambiando algunos hábitos, lo solucionarás de inmediato. Pero si tus problemas de sueño no merman con el tiempo, no dejes de visitar a un profesional.