Banco vaticano cerró 3,000 cuentas en proceso de transparencia

En su proceso de transparencia el El Instituto para las Obras de Religión cerró una 3,00 cuentas y bloqueó otras 2,000
Banco vaticano cerró 3,000 cuentas en proceso de transparencia
Reformaron finanzas del Vaticano.
Foto: Archivo

El banco del Vaticano cerró aproximadamente 3,00 cuentas y bloqueó otras 2,000 durante su operación de transparencia, anunció este martes la Santa Sede.

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como “banco vaticano” dio a conocer un informe detallado sobre la reforma hecha al organismo para transparentar las finanzas del Vaticano.

En el informe que comprende la fase I del proceso incluyó la revisión sistemática de los documentos de la clientela (entre mayo de 2013 y junio de 2014).

Como consecuencia de ese análisis, hasta este día el instituto bloqueó casi 2,000 cuentas por falta de datos, correspondientes a 1,329 clientes individuales y 762 clientes institucionales.

Además cesó su relación con otros 3,000 clientes; unos 2,600 tenían cuentas desde hace tiempo no operativas y, por lo tanto, eran consideradas como “durmientes”. El resto, unos 396, fueron canceladas por pertenecer a sujetos que no debían tener acceso al banco.

La existencia de esas cuentas era un secreto a voces, siempre negado por las anteriores autoridades del IOR. Eran conocidas como “cuentas laicas” y pertenecían a personalidades del mundo de la política o de la finanza en Italia.

Esas “posiciones” alimentaron en el pasado la sospecha y protagonizaron, en algunos casos, escándalos públicos. Es la primera vez que el instituto reconoce públicamente que había brindado servicios a quienes no tenían derecho.

En dichas 396 cuentas había un total de $59.8 millones. La cifra fue liquidada con transferencias a otros países y una mínima parte fue pagada en efectivo.

Para deshacerse de estas posiciones, el Consejo de Superintendencia del IOR debió emitir -en julio de 2013- una normativa con la cual restringió sensiblemente las categorías de clientes del instituto.

“Así, el IOR se comprometió a operar ahora sólo con instituciones católicas, eclesiásticas, empleados o exempleados del Vaticano titulares de cuentas para salarios y pensiones, además de embajadas y diplomáticos acreditados ante la Santa Sede”, precisó el informe.

Adicionalmente otras 359 cuentas, que no responden a los criterios establecidos por el Consejo y por un saldo total de $202.4 millones a finales de 2013, fueron avisadas por un eventual cierre y están sometidas a ese procedimiento.

Al 31 de diciembre de 2013, el IOR tenía 17,419 clientes, mientras en 2012 eran 18,900. De éstos, 5,043 son instituciones católicos, a las que pertenece 80% del capital, y 12,376 individuos, que representan menos de 20%.

Al 30 de junio de 2014, el Instituto tenía 15,495 clientes, con activos por $8,000 millones y un patrimonio neto igual a $978 millones

“Al inicio de mi mandato sostuve muchas veces que iba a perseguir con ‘tolerancia cero’ cada actividad sospechosa”, dijo Ernst von Freyberg, presidente del Consejo de Superintendencia del IOR.

“Hemos puesto en práctica nuestras reformas con este espíritu y hemos mejorado notablemente los procedimientos para hacer al instituto más seguro y transparente”, añadió.

A partir de esta semana, von Freyberg dejará su puesto, al igual que todos los miembros del Consejo y los principales directivos del instituto, a fin de permitir el inicio de la “fase II” de reforma, que dará como resultado una estructura más simple y eficiente.

Con información de Notimex