Obama disfruta de pizza,cerveza y billar en Denver

El presidente estadounidense rompió el protocolo y pasó una velada informal con ciudadanos de Denver donde consumió pizza y cerveza, además demostró su destreza en el billar
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obama disfruta de pizza,cerveza y billar en Denver
Pasó una velada agradable tomando cerveza.
Foto: Imagen tomada de video

Una noche informal donde no podían faltar la pizza, cerveza, juego de billar y una charla amena fe la que pasó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama durante su estacia en Dever, Colorado.

Siguiendo con su campaña de convivir con los ciudadanos de a pie, Obama rompió el protocolo nuevamente para salir a cenar una pizza en el centro de Denver, donde paso una velada con los habitantes de la ciudad.

Durante la cena, el mandatario estadounidense compartió mesa y mantel con cinco votantes que le escribieron cartas.

El inquilino de la Casa Blanca, que fue recibido en la ciudad de Colorado -uno de los estados que ha legalizado el uso recreativo de la marihuana- con letreros de “hierba gratis para Obama“, eligió para su cena un emblemático local del centro histórico de Denver, el Wazee Supper Club.

El presidente se acercó a saludar a uno de los camareros, a quien elogió por su peculiar bigote, mitad canoso y mitad castaño, tras lo que se dirigió a la mesa donde le esperaban el resto de comensales, con quienes compartió pizza y cervezas.

“Estoy encantado de que estén aquí”, dijo Obama al grupo, entre los que se encontraba Alex Dooley, una joven que le escribió para agradecerle su campaña a favor de la subida del salario mínimo.

El jefe de Dooley le aumentó el sueldo un día después de que Obama criticase, a finales de enero, durante su discurso anual sobre el Estado de la Unión, que los salarios medios estén estancados pese a las ganancias récord de las empresas y Wall Street.

La velada con el presidente congregó también a una estudiante de matemáticas de la Universidad del Norte de Colorado, a un matrimonio de pequeños empresarios y a Leslie Gresham, una profesora de 26 años que coincide con el presidente en la importancia de la educación temprana.

Después de la cena, Obama se saltó el guión y se aproximó a saludar y dar apretones de manos a varias docenas de viandantes que se congregaron en las aceras del centro de Denver ante la visita del presidente y entre los que se coló un vecino con una gran careta de caballo.

Unos diez minutos más tarde regresó a su vehículo blindado rumbo a la cervecería Wynkoop Brewing fundada por el gobernador demócrata de Colorado, John Hickenlooper, quien le esperó dentro del local y con quien compartió cervezas y mesa de billar.

Obama se encuentra este miércoles en Texas, donde se reunirá con funcionarios y líderes religiosos afectados por la crisis migratoria, así como con el gobernador republicano del estado, Rick Perry.

El presidente no planea visitar la frontera, donde se viven momentos de gran tensión por la continua entrada de menores centroamericanos no acompañados, que ha desatado una crisis humanitaria en el país.

Con información de EFE