Obligan dar tratamiento a enfermos mentales y adictos en NY

La Fiscalía estatal llega a un acuerdo con EmblemHealth, luego que la aseguradora negara ilegalmente servicios a estos pacientes
Obligan dar tratamiento a enfermos mentales y adictos en NY
EmblemHealth deberá revisar las solicitudes negadas desde 2011 y reducir las tarifas de copago.
Foto: Archivo

Después de una larga investigación por parte de la Fiscalía del Estado de Nueva York, sobre la precaria forma en que la aseguradora médica EmblemHealth estaba cubriendo las necesidades de los pacientes que tuvieran problemas de adicciones o de salud mental, el fiscal Eric Schneiderman llegó un acuerdo con la compañía para que se revisen las peticiones negadas desde 2011, y se entreguen nuevos beneficios a dichos pacientes.

Entre las mejoras estará el cubrimiento de tratamientos residenciales, así como la obligación de la compañía de presentar tarifas de copago más bajas cuando se trate de visitas ambulatorias a centros hospitalarios. El acuerdo también contempla la restitución monetaria de al menos $31 millón a más de 15,000 pacientes a los que les fue negada la cobertura en años pasados.

“Nuestras leyes sobre el cubrimiento de la salud mental fueron promulgadas para asegurar que los neoyorquinos tengan acceso a las aseguradoras”, dijo Schneiderman, refiriéndose a un grupo de leyes que fueron publicadas en 2006, y que obligan a las aseguradoras a darle el mismo cubrimiento a los pacientes con condiciones de salud mental y abuso de sustancias, que se les da a aquellos con otras condiciones médicas.

La investigación de la Fiscalía también logró establecer que sólo en el 2011 EmblemHealth negó al 36% de sus miembros tratamiento siquiátrico; y al 41% tratamiento por abuso de sustancia. Cifras preocupantes si se tiene en cuenta que cada año al menos 1 de cada 4 neoyorquinos tiene síntomas de algún desorden mental; y al menos 1 de cada 10 tiene problemas por abuso de sustancias.

Schneiderman reveló varios casos en que EmblemHealth se negó a cubrir dichas condiciones. Por ejemplo, a una joven con anorexia nerviosa se le negó el tratamiento en residencias de rehabilitación; lo mismo pasó con un hombre que sufría un severo síndrome de abstinencia.