Una final de cuentas pendientes

El choque entre Argentina y Alemania para definir al campeón del Mundial Brasil 2014 es una revancha múltiple de gran rivalidad e historia
Sigue a El Diario NY en Facebook
Una final de cuentas pendientes
¿Podrá Messi brillar finalmente y levantar la Copa del Mundo? Foto: Efe

Ignacio Iturrarte

Impremedia

Argentina se verá las caras en la final con su verdugo en los dos últimos Mundiales. El partido esperado por todos esta cada vez más cerca. Alemania y Argentina se enfrentan este próximo domingo en el mítico estadio de Maracaná para saber quién será el rey del futbol mundial en los próximos cuatro años.

El duelo futbolístico más visto en el planeta contará este año con dos equipos de altura. Entre las dos selecciones suman cinco Copas del Mundo, dos para los argentinos y tres para los germanos, y el pasado mundialista compartido por ambos es realmente rico.

Es la tercera vez que albiceleste y la ‘Manschaff’ se ven las caras en la final de un Mundial, la primera vez que dos equipos se enfrentan tres veces en una final. La primera fue en el legendario Estadio Azteca de México 86, con victoria argentina, mientras que la segunda tuvo lugar cuatro años después en Italia 90 y tuvo a Alemania como vencedor.

En 1986, la Argentina de Maradona se impuso a la Alemania de Lothar Matthaüs por tres goles a dos. La albiceleste se adelantó en el marcador con goles de Brown y Valdano, en el 23′ y en el 56′ respectivamente, pero los germanos empataron el encuentro de la mano de Rummenigge en el 74′ y de Voller en el 81′. En el 84′, el decisivo gol de Burruchaga permitió a Argentina llevarse su segunda Copa del Mundo.

La final de Italia 90 supuso la revancha para Alemania, ya que los europeos alzaron la copa gracias a un polémico penalti marcado por Stefan Reuter en el 87′. Argentina acabó el partido con nueve jugadores sobre el césped después de que el mexicano Edgardo Codesal Méndez expulsara a Pedro Monzón en el 65′ y a De Zotti en la decisiva acción del penal.

Para sumar más madera al fuego de la final, cabe recordar que Alemania fue el verdugo de la albiceleste en los dos últimos Mundiales. Los europeos eliminaron a Argentina en los Cuartos de Final del Mundial de Alemania 2006, después de que el encuentro acabó 1-1 con goles de Ayala (49′) y Klose (80′) y se fuera a los penalties. Los errores del propio Ayala y de Cambiasso dieron el pase a los alemanes.

En Sudáfrica 2010, la selección argentina dirigida por Maradona fue aplastada, también en Cuartos de Final, por los hombres de Joachim Löw con cuatro goles a cero. Argentina llegaba al enfrentamiento habiendo ganado todos sus partidos, pero los tantos de Müller, Friedrich y Klose, en dos ocasiones, le dejaron fuera del torneo con muchas ganas de venganza.

La última final mundialista que jugó Alemania fue hace doce años en el torneo de Corea y Japón 2002, en la que fue derrotada por Brasil con dos goles del gran Ronaldo Nazario.

El doble de tiempo (24 años) le ha costado a Argentina volver a jugar una final en una Copa del Mundo. La última que disputó fue la perdida ante Alemania en el 90. Como anécdota cabe decir que, al igual que en el presente Mundial, Argentina se clasificó para esa final imponiéndose también por penales a su rival en Semifinales. Si en 2014 lo ha hecho ante Holanda, en 1990 lo hizo ante Italia tras los tiros errados por Donadoni y Serena.

Ambos imbatidos, pero con estilos diferentes

Tanto Alemania como Argentina llegan a la final de Brasil 2014 sin haber perdido un solo partido a lo largo del torneo. No obstante, la trayectoria y las sensaciones que ambas selecciones han tenido en su camino por el Mundial difieren mucho entre sí.

Por su parte, Alemania ha logrado ganar cinco de sus seis partidos, cediendo solo un empate a dos goles ante Ghana en la segunda jornada del Grupo G. Con 17 goles a favor y cuatro en contra, los germanos se han coronado como el equipo más goleador del torneo hasta el momento. Su estilo basado en el dominio del partido a través de la posesión del balón le ha llevado a cuajar grandes victorias, como el 4-0 ante Portugal en su primer partido o el histórico 7-1 a Brasil en Semifinales.

Del mismo modo, Argentina también puede presumir de mantenerse imbatida en esta Copa del Mundo, si bien ha sufrido mucho más que los alemanes para lograrlo. Al igual que Alemania, los de Sabella sólo han cedido un empate: el 0-0 ante Holanda en Semifinales. No obstante, la albiceleste sólo ha marcado siete goles en el torneo y todas sus victorias han sido por la mínima. Asimismo, el estilo de Argentina ha sido muy cuestionado desde que debutara en el Mundial y sólo las individualidades de Messi, Di María e Higuaín han podido tapar la falta de juego del equipo.

De cualquier manera, si algo nos ha enseñado el fútbol es que en 90 minutos puede pasar cualquier cosa y que poco importan las cábalas que se hagan en la previa de un encuentro de la talla de la final de Mundial. Lo único cierto es que cuando caiga la noche el próximo domingo, bien Lionel Messi para Argentina o bien Philipp Lahm para Alemania habrán levantado la Copa del Mundo al cielo de Río de Janeiro.