Campañas contra obesidad no tienen impacto en los latinos

NCLR: La gran mayoría de hispanos en EEUU sigue con sobre peso

Campañas contra obesidad no tienen impacto en los latinos
Casi cuatro de cada diez sufre de obesidad, 36% de sobrepeso, reveló encuesta.
Foto: EFE

Washington, D.C.- Las campañas de educación pública sobre los beneficios del ejercicio y la buena nutrición al parecer aún no logran reducir el alto nivel de obesidad entre los hispanos, que además agrava otras condiciones crónicas que éstos padecen, a juzgar por un estudio difundido este martes por el Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

El estudio confirma en parte que el mensaje de las campañas de educación sobre temas de salud entre los hispanos no está llegando bien a las poblaciones más vulnerables.

En febrero de 2010, la primera dama, Michelle Obama, lanzó la campaña “Let´s Move” (“Movámonos!”) para alentar una mejor alimentación en las escuelas, un mejor etiquetado de los productos en los supermercados, y más actividad física entre los niños.

También el presidente Barack Obama creó un Grupo de Trabajo contra la Obesidad Infantil ese año, además de que el Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) financia programas comunitarios para combatir la obesidad entre las minorías.

Los gobiernos estatales y locales también invierten parte de su presupuesto en programas para mejorar los índices de salud en sus comunidades.

Pero el estudio de NCLR demuestra, como en años anteriores, que los hispanos siguen afrontando barreras para acceder a un buen cuidado médico, incluyendo los costos de la cobertura, el estatus migratorio, y el no hablar inglés.

El estudio de NCLR, que se apoya en una encuesta de 1,090 adultos latinos hecha el año pasado y en encuentros con diversos grupos en varios puntos del país, antes de la puesta en marcha de los principales componentes de la reforma de salud de 2010, indica que seis de cada diez latinos han sido diagnosticados con alguna enfermedad crónica, y más de la mitad llevaba más de cinco años padeciéndola.

La lista incluye hipertensión, diabetes, condiciones relacionadas con la artritis, depresión, y enfermedades respiratorias, cardíacas y renales, en ese orden.

También casi cuatro de cada diez sufre de obesidad, 36% de sobrepeso, y el 24% tiene un peso normal. Sólo uno de cada diez tenía un peso por debajo del normal para su edad y altura al momento de la entrevista.

Del total de encuestados, el 80% emigró a EEUU, y el 69.5% llevaba al menos 15 años de estancia en este país. Casi la mitad carecía de un diploma de bachillerato y el 29% tenía un ingreso anual inferior a $10 mil, factores que influyen en el acceso al cuidado médico.

Aunque la reforma de salud de 2010, conocida como “Obamacare”, busca ampliar y mejorar los servicios médicos en EEUU, muchos hispanos aún no se han inscrito en un plan dentro del “mercado de seguros” establecido por el gobierno federal.

Las autoridades del HHS no tienen cifras exactas sobre cuántos hispanos se han inscrito en “Obamacare” –los formularios no piden información étnica-, aunque grupos como “Enroll America” advierten de que, en general, muchos hispanos desconocen que califican para subsidios o no saben cómo funciona el sistema.