Más de 40,000 presos podrían reducir su sentencia

El voto histórico de la Comisión federal les permitirá a presos federales solicitar su sentencia
Más de 40,000 presos podrían reducir su sentencia
Un total de 46,290 se beneficiarán del voto histórico.
Foto: Archivo

WASHINGTON.- Más de 40,000 presos en cárceles federales, incluyendo hispanos, podrán solicitar una reducción de sus sentencias por drogas y salir antes en libertad, gracias a un histórico voto este viernes de la Comisión de Sentencias.

Los primeros presos que obtengan ese beneficio podrían quedar libre tan pronto como noviembre de 2015, según la medida aprobada hoy por la Comisión.

Esta entidad, que establece las guías que usan los jueces para emitir sentencias, aprobó aplicar de forma retroactiva una medida que reduce las sentencias por drogas, en un promedio de dos años.

La medida beneficiará a un total de 46,290 presos federales, sin exclusión alguna, en lo que se considera el mayor número de reos que se beneficien de una guía de la Comisión.

La reducción de las sentencias no será automática: los presos tendrán que solicitar una revisión de sus casos.

Impacto de la medida:

  • 46,290 presos podrán solicitar una revisión de sus casos.
  • En general, la reducción de sentencias sería de un promedio de 25 meses, aunque la mayoría de los presos tendría que cumplir una sentencia promedio de 108 meses.
  • A largo plazo, la reducción de sentencias podría generar ahorros millonarios al fisco.
  • Las cortes pueden comenzar a revisar los casos, aunque los primeros presos en beneficiarse podrían salir libres tan pronto como el de noviembre de 2015.

Julie Stewart, presidenta del grupo Familias Contra Sentencias Mínimas Obligatorias (FAMM, en inglés), elogió a la Comisión porque “el voto cambiará la vida de decenas de miles de familias, cuyos seres queridos recibieron sentencias demasiado largas por delitos de drogas”.

Stewart destacó, sin embargo, que para corregir las injusticias del sistema penal de EEUU, el Congreso aún tiene la tarea pendiente de aprobar una ley federal que reduzca las sentencias mínimas obligatorias para presos condenados por delitos de drogas.

La reforma penal es un tema que, pese al alto costo y el hacinamiento en las cárceles, mantiene divididos a los políticos en Washington.

Al aprobar la medida de forma unánime, la Comisión permitirá, por ejemplo, que más de 24,000 prisioneros condenadas por posesión de cocaína crack entre 2007 y 2011 puedan solicitar una reducción de sus sentencias.

La medida salió a flote pese a la oposición de algunos jueces y fiscales en todo el país que consideraron que reducir las sentencias envía un mensaje equivocado a los criminales y puede contribuir a la reincidencia.

Sin embargo, al final ganaron los activistas y grupos cívicos, como FAMM, que mantuvieron una campaña de presión para que la Comisión aprobase la retroactividad de la medida que aprobó por unanimidad en abril pasado.

La juez Patti B. Saris, presidenta de la Comisión, dijo que la medida en cuestión reduce los costos del mantenimiento de las cárceles sin comprometer la seguridad pública.