Irina Shayk quiere consagrarse en la pantalla grande

La infartante modelo busca proyección más allá de la pasarela

No le basta con ser una de las modelos más cotizadas del momento y tener de pareja a uno de los futbolistas más deseados del mundo, el portugués Cristiano Ronaldo. Ahora, la espectacular Irina Shayk, tras debutar como actriz en la recién estrenada cinta ‘Hércules‘, está más que dispuesta a seguir probando suerte en el cine con todo tipo de proyectos.

“Cuando estás en un estudio trabajando como modelo, incluso para una marca de lencería, puedes tener a 10 personas mirándote detrás de la cámara. Pero cuando estás rodando una película ¡tienes a 200! Además hay que interpretar y te tienes que olvidar por completo de ti misma, es necesario ser lo más real y auténtica posible. Son maneras de trabajar muy distintas. Cuando actúas tienes que creerte tu personaje”, explicó Irina a la página web de la revista Vogue.

En su primera experiencia cinematográfica, la modelo, una de las celebrities hot del verano 2014, tuvo el apoyo de su marido en la ficción, el actor Dwayne Johnson, quien da vida al héroe griego Hércules y del que la maniquí asegura que la hizo sentir muy cómoda durante todo el rodaje, en el que ella se ponía en el papel de una atractiva Megara.

“Fue genial trabajar con Dwayne, es muy profesional. Me ayudaba muchísimo, incluso con el mero hecho de estar a mi lado y viéndome actuar. Me siento muy unida a mi ‘marido’ porque era mi primera película y yo no soy una actriz profesional, pero él hizo que todo fuera mucho más fácil. Fue genial contar con su apoyo”, confesó.

Después de pasar buena parte del verano trabajando, la modelo rusa ha conseguido encontrar un hueco libre para tomarse unas merecidas vacaciones junto al astro del Real Madrid, aunque ninguno de los dos ha querido revelar el destino de su romántica escapada. Dos semanas antes, la pareja se vio obligada a separarse unos días más de los que le hubiera gustado, ya que la promoción de ‘Hércules‘ obligó a Irina a presentarse en Londres mientras que Cristiano, quien acaba de lanzar su línea de camisas, descansaba con unos amigos en la isla griega de Míkonos.