Cómo mejorar la alimentación de los hijos

Poner al alcance de la mano de los pequeños bocadillos saludables ayudará a equilibrar su alimentación.

Quizá nos hemos encontrado en el supermercado a papás que discuten con sus hijos por la elección de los alimentos y muchas veces llevan los carritos repletos de distintas provisiones, sin que abunden los de tipo saludable. Lo peor es cuando los niños hacen un berrinche por comer lo que quieren y los papás ceden ante sus peticiones sin considerar que en vez de hacerle un bien al aceptar la demanda de su hijo, le hacen un mal.

Martha Alicia Chávez, autora del libro Hijos Gordos, Editorial Grijalbo, explica que lo ideal es que los padres de familia aprendan a decir no, así como a poner límites ante los caprichos o antojos del niño hacia un alimento que no es sano y promover aquél que sí lo sea.

Además la autora explica que si el niño quiere comer un dulce no hay que prohibírselo tampoco y recomienda que si lo consume no sea como como un premio. Enfatiza que el modo en que hagan este tratamiento en casa dependerá que el crío lo vea como algo extra a su dieta diaria.

Si el pequeño, debido a su curiosidad o hambre, abre el refrigerador o la alacena en casa, será importante que encuentre opciones de alimento que no sólo le resulten atractivas, también sanas ya que de este modo podrá saciarse sin poner en riesgo su salud.

Además si el pequeño alterna su diversión con sus momentos frente al televisor, videojuegos, con algún tipo de actividad física o bien, practica alguna disciplina deportiva, será una estupenda forma de que se mantenga en buena condición.

Para finalizar, Martha Alicia Chávez sugiere disfrazar el alimento con algo divertido para que al niño le resulte llamativo comerlo y recomienda para el lunch buscar combinaciones de los grupos alimenticios para obtener diferentes mezclas que cumplan con los requerimientos diarios recomendados de acuerdo a su edad.

En casa se puede seguir el mismo consejo, si al pequeño por ejemplo le gustan el arroz o la pasta, pero no las verduras, una estupenda opción es hacer una mezcla, o bien echar mano de distintas recetas para que encuentre platillos variados y novedosos cuando se siente a la mesa.

Lo ideal es que los chicos aprendan a comer de forma balanceada para que no asuman el alimento como un premio o castigo, por el contrario, un aliado que los ayudará a crecer sanos y fuertes.

Para saber más:

Hijos Gordos, Martha Alicia Chávez, Editorial Grijalbo, México.

Para ver:

Súper engórdame, Morgan Spurlock, 2004

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx