Nibali sentencia su triunfo

El virtual campeón escala la montaña, era su último escollo

Hautacama, FRANCIA

El italiano Vincenzo Nibali se impuso ayer en la etapa mítica de Hautacam, la última cita con la alta montaña, y dejó sentenciado su triunfo en el Tour de Francia, mientras que el español Alejandro Valverde se cayó del podio por dos segundos.

El ciclista del Movistar, que no pudo seguir el ritmo de los mejores en el ascenso al Hautacam, de categoría especial, fue adelantado por los franceses Thibaut Pinot, segundo ahora de la general a 7.10 de Nibali, y Jean-Christophe Peraud, tercero a 7.23.

Valverde es ahora cuarto a 7.25 del líder, a falta de la larga y definitiva contrarreloj de 54 kilómetros del próximo sábado.

Nibali, por su parte, sumó su cuarta victoria de etapa tras haberse impuesto en la segunda etapa en Sheffield, en la décima en los Vosgos en La Planches des Belles Filles y en la décimo tercera en la alpina llegada a Chamrousse.

El virtual ganador del Tour, afirmó que con su victoria en la cima pirenaica de Hautacam quería demostrar que es capaz de ganar tiempo en todos los terrenos.

El ciclista del Astana, que tiene más de 7 minutos de renta en la general, ganó su cuarta etapa.

De esta forma, ganó en Inglaterra, en los Vosgos, los Alpes y los Pirineos.

“Si tengo tanta ventaja no es por un solo día, he ganado en todos los terrenos. Mis adversarios han ganado uno día y lo han pagado al siguiente”, afirmó el italiano.

Agregó que también logró tiempo en la etapa de los “pavés” con respecto a sus principales rivales.

“A diferencia de otros, he centrado toda mi temporada en el Tour. Froome y Contador corrieron a fondo otras carreras, como el Tour de Romandía o la Dauphiné. Mi único objetivo era el Tour de Francia”, aseguró.

Para ello, dijo, cambió toda su forma de preparar con el objetivo de llegar en su máximo de forma a la ronda gala.

Nibali señaló que este Tour es muy diferente del de 2012, cuando fue tercero por detrás de los británicos Bradley Wiggins y Chris Froome.

“Hace dos años era un Tour hecho para Wiggins, con dos contrarreloj largas en las que marcó la diferencia, mientras que en la montaña aguantó gracias al equipo. Este año es más duro, con etapas más nerviosas. Pero hemos salido al frente”, analizó.

Nibali afirmó que aprendió mucho de la Vuelta a España del año pasado, cuando tras haber liderado la general durante 15 etapas se dejó adelantar por el veterano estadounidense Chris Horner

http://www.eldiariony.com