Cuando se caen más de cien al día

Razones para la pérdida y los cambios en nuestro cabello.
Cuando se caen más de cien al día
Problemas médicos o asuntos genéticos pueden estar afectando la salud de tu melena.
Foto: Shutterstock

La pérdida de cabello tiene muchísimas causas, y es una indicación de que hay algún problema médico o simplemente un asunto genético o hereditario.

“Un 50 o 60% de las mujeres, a los 60 años, presentará cierto grado de alopecia o pérdida de cabello, bien sea en las esquinas, lo que se llama alopecia angular, o una caída general, causada por los cambios hormonales que produce la menopausia y medicinas, como las usadas para la presión, la ansiedad, depresión, etc”, así lo asegura el Dr. Robert Dorin de la clínica especializada en la caída del cabello True & DorinMedical Group, de Manhattan.

El problema es cuando la pérdida del pelo comienza a edad más temprana. Según el experto, un 25% de las mujeres presentará el problema, y no recuperará ese cabello perdido. Las razones son muy variadas.

El experto señala que hay ciertas enfermedades o problemas médicos que pueden contribuir con la caída, como el desbalance hormonal, la anemia, la deficiencia de hierro, el hipertiroidismo o hipotiroidismo y la depresión.

Igualmente, problemas en el trabajo, asuntos sentimentales o familiares pueden producir una caída, que generalmente se puede detener y el cabello vuelve a crecer.

Pero algo aún más sencillo y evitable está acelerando la caída: los hábitos de belleza.

“No es nada nuevo, es la perpetuación de malos hábitos. Por ejemplo las mujeres afroamericanas y algunas latinas, en su empeño de tener cabellos lisos usan productos químicos para alisarlos o tratamientos con calor para darle cierto look, que generalmente causa problemas en el cabello”, dice Dorin.

Los llamados cornrows, que muchas veces usan las mujeres desde que son muy jóvenes, producen un problema llamado alopecia de tracción, que daña la raíz del cabello.

“He visto mujeres de apenas 18 años con pérdidas de cabello severas generadas por este tipo de alopecia”, dice.

La estructura de nuestro cabello está compuesta por células de keratina muertas , y fuera de la cutícula del cabello tenemos 18 methyl Eicosanoic Acid (18 MEA), que es una barrera protectora natural.

Cuando la mujer se realiza tratamientos químicos, como keratina o tintes, esa barrera se retira y se abre la cutícula, para que el químico pueda hacer lo que debe hacer, y cuando esa capa se retira ya no hay manera de reproducirla”, advierte el experto.

Entonces el cabello se hace más reseco, más opaco y vulnerable. “Mientras más tratamientos se hagan en el cabello, más se debilita”, señala Dorin.

Si nota que el cabello se cae en grandes cantidades, lo primero que hay que hacer es visitar a un especialista, dermatólogo u oncólogo para que le ayude a detectar la causa del problema.

Si la caída no es debido a una alopecia severa, se recomienda usar Rogaine, un medicamento tópico.

Otra opción para recuperar el cabello es el trasplante capilar. La técnica consiste en extraer pelo de la parte trasera de la cabeza e injertarlo en las zonas donde escasea. El pelo tarda en salir entre ocho meses y un año.

Este tipo de cirugías puede costar de $4,500 hasta $20,000, dependiendo de la cantidad de cabello que se transplante. Muchos necesitan de dos a cuatro tratamientos, con un lapso de separación de un año”, explica Dorin, quien asegura haber hecho el transplante a jovencitas.

“He tratado mujeres de 18 y 22 años”.

Otras ayudas ante la caída del cabello son:

Lavar el cabello con frecuencia. En los casos de pelo graso, también se recomiendan lavados frecuentes, para reducir el sebo de la superficie del cuero cabelludo.

Si se sufre de caspa y grasa, cuando el pelo se lava con frecuencia, es aconsejable alternar un champú de tratamiento con otro champú de uso frecuente.

Cuidarse del sol. Proteger adecuadamente el cabello del sol, principalmente en verano que es la época del año en la que más castigamos el cuero cabelludo.

Tomar biotina. Esta vitamina se encuentra en grandes cantidades en la levadura de cerveza, los filetes de hígado y los huevos cocidos.

Ingerir hierro. Que se encuentra en carnes, pescados y huevos, y en alimentos de origen no animal, como las lentejas y las espinacas, pero en este caso es un hierro que se absorbe poco. Para absorber ese hierro hay que tomar mucha vitamina C.