El cantante Rafely Rosario sigue en hospital “ansioso” y “depresivo”

El miembro de la familia de merengueros había desaparecido el miércoles
El cantante Rafely Rosario sigue en hospital “ansioso” y “depresivo”
Rafely está internado en el Bergen Regional Medical Center.
Foto: Archivo

Santo Domingo — El cantante Rafely Rosario, uno de los artistas de la familia de los populares merengueros Hermanos Rosario, permanece ingresado este viernes en el hospital Bergen Regional Medical Center, de Nueva Jersey, con un cuadro de “ansiedad y depresión”.

El joven artista está bajo el cuidado de equipo médico y de sus familiares, incluyendo a su madre, Josefina Ángeles, y su padre, el popular merenguero Rafa Rosario, informó René Solís, manager de los Hermanos Rosario.

Rafa viajó el jueves a Nueva Jersey tras enterarse de que su hijo llevaba más de 24 horas ausente de la casa de su hermana, ubicada en la comunidad Lodi, en el condado de Bergen.

Solís explicó que Rafely Rosario fue encontrado por la policía del Estado de Nueva Jersey alrededor de las 2:00 de la tarde del jueves, en el poblado de Hasbrouck Heights City.

Agregó que según los agentes que lo encontraron, el joven cantante dominicano “se encontraba desorientado, y fue llevado al Hospital Bergen Regional Medical Center”.

“Aunque al momento no se tiene un diagnostico médico definitivo, presumimos que Rafely Rosario ha sido nuevamente afectado por síntomas de alta presión, ya que hace unos 10 días fue hospitalizado aquejado de dicha dolencia, además de que presenta un cuadro de ansiedad y depresión”, expresó Solís.

Indicó que este viernes temprano recibió la información de que Rafely se encontraba estable, bajo la observación y el cuidado de los médicos del centro hospitalario y la atención permanente de sus familiares.

En cuanto a Rafa Rosario, el mánager dijo que debe regresar en las próximas horas a República Dominicana a cumplir compromisos artísticos, “pero regresará una vez los concluya para estar al lado de Rafely todo el tiempo que le sea posible”.

Solís consideró el caso de Rafely como “un asunto humano”, por lo que pidió la comprensión y cooperación de los comunicadores y medios de comunicación.