Argentina niega estar en suspensión de pagos

El ministro de economía califica de "pavada atómica" la idea de que el país está en default y dice que el país paga sus deudas

Guía de Regalos

Argentina niega estar en suspensión de pagos

En el mismo tono combativo que ha mantenido en los últimos días, el ministro de economía argentino, Axel Kicillof, aseguró ayer en rueda de prensa que decir que el país ha entrado en default o suspensión de pagos es “una pavada atómica”.

De acuerdo con Kicillof, se suspendió pagos en 2001 porque “entonces no teníamos guita para pagar” pero el caso de ahora es diferente porque el pago de la deuda se ha hecho aunque los tenedores de deuda reestructurada sufren una demora temporal en el cobro.

El ministro leyó parte de los prospectos del canje de deuda de 2005 para demostrar que esta situación actual era un potencial riesgo que ahora se ha materilizado, algo de lo que volvió a culpar al juez de Manhattan, Thomas Griesa.

Este juez estuvo a cargo del caso iniciado por una serie de fondos, conocidos como holdouts, que no aceptaron el canje de deuda que hicieron el 93% de los acreedores de los bonos argentinos y reclaman el 100% de lo que se les debe, $1,500 millones. Argentina se ha negado a pagarles porque eso les podría obligar a tener que pagar al resto tambíen el 100%, algo para lo que no tiene suficiente dinero.

Griesa dio la razón a los holdouts y paralizó el pago de la deuda al resto de los bonistas. Se trata de 526 millones que Argentina ya pagó y están depositados en Bank of New York Mellon pero que no se pueden desembolsar por orden de Griesa.

Algunos de estos bonistas que aceptaron la reestructuración de la deuda están empezando a movilizarse para cobrar y eso podría suponer la demanda a Argentina de pago adelantado. El escenario para el país se complicaría.

No obstante, Kicillof explicó que el proceso para que los tenedores de deuda reestructurada exijan el pago es complejo y Argentina puede apelarlo. Ese tiempo permitiría al país llegar a diciembre lo que cambia las cosas porque si a fin de año acuerda pagar a los holoduts, el resto de acreedores no puede forzar el pago íntegro de la deuda, como podrían ahora, según se especificó en el acuerdo de reestructuración.

Mientras tanto, los mercados aguardan una solución privada a esta crisis a la que Kicillof ha abierto la puerta.

Una delegación de banqueros está en Nueva York con una propuesta de la asociación de bancos argentina, Adeba, para comprar los bonos de los holdouts. Uno de estos fondos, Aurelius, aclaró que no ha recibido oferta alguna que “valga la pena considerar” sobre supuesta compra por parte de banqueros privados, informa La Nación