El amor no distingue entre mi Dios o el tuyo

Cómo deben enfrentar su relación las parejas de diferentes credos religiosos

Guía de Regalos

El amor no distingue entre mi Dios o el tuyo
Para que la relación funcione muchas parejas llegan a compromisos, como tener dos ceremonias, una para cada religión.
Foto: Shutterstock

El amor no sabe de razas, dioses ni plegarias.

Cuando nos enamoramos creemos que todo es posible, y que ningún obstáculo es demasiado alto de saltar, ni siquiera el de la fe.

Pero después escuchamos noticias de enfrentamientos alrededor del mundo que hacen difícil creer que la tolerancia y la coexistencia sean realmente posibles.

Todas las religiones hablan de amor

La relación de Rocío Fidalgo, una chilena residente en New York, es un ejemplo de que el amor puede más que sacramentos y rituales.

Fidalgo conoció a su actual marido en Chile seis años atrás, y desde hace dos que están felizmente casados, a pesar de que ella es católica y él ateo.

“Tuvimos muchas discusiones en un principio, en la que nunca llegábamos a un acuerdo. En realidad, la mayoría de las veces que discutíamos era por religión”, recordó Fidalgo, quien admitió no ser demasiado practicante. “Lo que siempre estuve segura fue de que quería casarme por iglesia, y de que cuando tuviésemos hijos, los bautizaríamos”, agregó.

“Las relaciones entre personas de distintos credos pueden funcionar, siempre y cuando se aclaren las cosas, desde un principio”, coincidió la doctora Liliana Cabouli. “Lo importante es que ambas partes sientan curiosidad por las creencias del otro, y que exista una cierta flexibilidad”. La experta explicó que una vez que se logra llegar a un acuerdo, ocurre una transformación en ambos miembros de la pareja.

“La pareja debe determinar cómo educarán a los hijos y cuáles fiestas religiosas piensan celebrar. Para esto es necesario que haya mucho diálogo y claridad”.

Debido a que para poder casarse por iglesia en Chile, el novio debía convertirse al catolicismo, la pareja decidió hacerlo en EEUU, donde no existe tal requisito. En lugar de la conversión, los enamorados asistieron a unos cursos mandatorios en la iglesia y se entrevistaron con el sacerdote, a quien prometieron bautizar a los niños.

“En los últimos 20 ó 30 años ha habido una tendencia a la integración de razas y religiones”, explicó la doctora Cabouli. “Las últimas generaciones han roto viejos esquemas y derribado barreras, buscando similitudes y uniendo diferencias.

“Somos una generación de revoluciones, de cambios drásticos. En el caso de los matrimonios interreligiosos e interraciales los une el amor, más allá de cualquier diferencia”, explicó.

¿Cómo hicieron?

Fidalgo contó que tanto su suegra como su cuñada, hermana de su esposo, habían explorado otras religiones, pero que no llegaron a adoptar ninguna.

“A mi cuñada le encantó mi casamiento y quiso interesarse en la religión católica, pero al haber crecido sin ninguna religión, le fue difícil saltear algunas cuestiones de fe”, explicó Fidalgo.

“Si alguien me pregunta si es posible, les diría que sí, que lo intenten. Ninguna razón es absoluta, pero mientras haya respeto, tolerancia, y amor, todo es posible”, agregó Fidalgo.

Enfrenten la situación desde un principio. Habla con tu pareja claramente sobre tus expectativas en general, qué festividades religiosas van a celebrar, y la educación espiritual que le darán a los hijos.

• Decidan la ceremonia. Trata de considerar la idea de celebrar el casamiento bajo los dos credos. Un factor importante en las relaciones interreligiosas es el poder alcanzar compromisos que beneficien a ambos.

• Respeten las diferencias. No trates de convencerlo constantemente de tu verdad. Si no pueden ver el camino espiritual con los mismos ojos, recuerda que nadie es dueño de la verdad y aprende a vivir con las diferencias.

• Involucren a familiares y amigos. Debes conversar con tus seres queridos y resaltar la importancia de que respeten las creencias de tu amado.

Doctora Liliana Cabouli: www.doctoracabouli