Mueren 400 niños desde el inicio de la ofensiva israelí

Cifras de la Unicef destacan además que 2,500 menores han resultado heridos y que 370,000 necesitarán ayuda psicológica
Mueren 400 niños desde el inicio de la ofensiva israelí
Un hombre lamenta la muerte de su hijo durante los ataques en la Franja de Gaza.
Foto: EFE

Casi 400 niños han muerto y 2,500 han resultado heridos por los bombardeos del Ejército israelí en la ofensiva en Gaza, según la Unicef, que calcula además que unos 370,000 menores necesitan urgentemente ayuda psicológica.

“La ofensiva ha tenido un impacto catastrófico y trágico en los niños. Han muerto 392 niños, 2,502 han resultado heridos. Si tenemos en cuenta lo que estas cifras representan para la población de Gaza, es como si hubieran muerto 200,000 niños en Estados Unidos”, afirmó Pernille Ironside, jefa de la Oficina de Unicef en Gaza.

“El 70 por ciento de estas muertes corresponde a niños menores de 12 años”, indicó Ironside.

Describió un panorama dantesco sobre la pesadilla que viven unos 900 mil menores de 18 años que viven en la Franja de Gaza y especialmente deploró el hecho de que muchos de los niños heridos han sido severamente mutilados.

Calculó que unos 370 mil niños necesitan “ayuda psicosocial directa y especializada”, ya que muchos han presenciado terribles escenas de cuerpos desmembrados de sus familiares y la impresionante destrucción ocasionada por los intensos e indiscriminados bombardeos.

“Tengamos en cuenta que un niño o una niña que tiene siete años ha pasado ya por tres ofensivas, la de 2008-2009, la de 2012 y la de ahora. Imagínense el impacto que ello puede tener tanto en los más pequeños como en los que ya entienden lo que eso significa”, afirmó.

Ironside dio la bienvenida a la noticia del retiro de las tropas terrestres israelíes y el inicio de la tregua de 72 horas.

Sin embargo, dijo, la única solución posible para terminar con el sufrimiento infantil y de la población civil en general sería un alto al fuego total y el inicio de la reconstrucción “bajo nuevos y distintos términos”.

Sobre este punto en particular la funcionaria de Unicef cuestionó si será la potencia ocupante, es decir Israel, o la comunidad internacional la que será responsable de pagar “cientos y cientos de millones de dólares” por los daños a viviendas, escuelas, hospitales e infraestructura.

Recordó que 1.3 millones de personas no tienen acceso al agua ni electricidad y en los refugios de la ONU en donde se encuentran 485 mil civiles apenas se cuenta con agua para beber por lo que preocupa la falta de higiene y posible brote de “todo tipo de enfermedades contagiosas”.

La magnitud del impacto de la ofensiva israelí es “catastrófico y trágico”, lamentó Ironside, quien advirtió que la violencia sólo “aumentará el extremismo” en los jóvenes y niños que han sido testigos o sufrido en carne propia la dimensión de “esta crueldad”.

“Hay que tener en cuenta el tamaño de la franja de Gaza, son 45 kilómetros de largo por entre 6 y 14 de ancho…no hay una sola familia que no haya sido directamente afectada por alguna pérdida”, dijo.

La destrucción es total. Han usado armamento horrible que provoca terribles amputaciones. Y esto ha pasado frente a los ojos de los niños, que han visto morir a sus amigos, a sus padres”, señaló la funcionaria internacional.

Ironside se refirió al hecho de que 142 escuelas en Gaza, incluyendo 89 de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), han sido dañadas por los bombardeos israelíes, y no olvidó los ataques directos a tres colegios de la ONU.

Cuestionada sobre qué le puede pasar a un menor de Gaza a partir de ahora, dijo que el futuro de cualquier niño en la franja “es desalentador”.

“Nadie debería sorprenderse de que algunos niños palestinos quieran tomar una vía más extrema. Es nuestra responsabilidad evitar que esto pase”, concluyó.

Alrededor de la web