Rusia renueva permiso de residencia a Snowden por tres años

El exanalista de la NSA podrá viajar al extranjero por un período máximo de tres meses, incluso podría recibir la ciudadanía rusa, afirmó su abogado

Snowden trabaja en Rusia en el sector de la tecnología de la información.
Snowden trabaja en Rusia en el sector de la tecnología de la información.
Foto: EFE

El gobierno de Rusia prolongó por tres años el asilo al exanalista de inteligencia estadounidense Edward Snowden, informó este jueves su abogado Anatoli Kucherena.

De esta forma, Snowden podrá vivir en este país hasta el 1 de agosto de 2017 y viajar libremente al extranjero, donde podrá permanecer por un período máximo de tres meses, ya que, según la ley rusa, los permisos de residencia pueden ser revocados.

El Servicio Federal de Migración aprobó el pasado viernes la petición del exanalista de la la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para prolongar su asilo temporal en Rusia, citó la agencia Itar Tass al abogado, quien agregó que su cliente podría pedir en el futuro la ciudadanía rusa.

“¿Por qué tres años y no cinco?. Las personas que tienen ciudadanía de otro país, por regla general, obtienen permiso de residencia por tres años y aquellos sin ciudadanía, por cinco años”, precisó en rueda de prensa, Kucherena citado por la agencia Interfax.

Snowden llegó a Rusia el año pasado, luego que relevó un sistema masivo de espionaje cibernético, operado por el gobierno estadounidense, lo que originó un protesta internacional.

Snowden recibió asilo temporal por un año después de pasar más de un mes en la zona de tránsito del aeropuerto Sheremetyevo de Moscú.

Snowden, que había solicitado el mes pasado la renovación de su asilo político temporal en Rusia, país al que llegó el 23 de junio de 2013, también podría obtener la ciudadanía rusa tras vivir en este país durante cinco años, agregó el abogado.

“Un ciudadano extranjero que recibió permiso de residencia puede, sin ninguna duda, optar a la ciudadanía. En la ley está escrito: no menos de cinco años”, dijo.

Al mismo tiempo, matizó que Snowden es, por el momento, un residente temporal en la Federación Rusa y que no ha recibido asilo político.

Teóricamente, Kucherena subrayó que su cliente es libre para desplazarse adonde le plazca, pero que debe tener en cuenta las amenazas a su seguridad.

“Con todo, él debe pensar sobre su seguridad. Su estilo de vida es bastante modesto. Partimos del tono de las declaraciones vertidas por el departamento de Estado norteamericano y por otros políticos”, dijo.

Snowden, que cuenta con la protección de una compañía de seguridad privada, recibe un salario y, además, cuenta con ayudas económicas de organizaciones no gubernamentales.

En cuanto a su futuro, el abogado explicó que Snowden aún no ha decidido si regresará algún día a Estados Unidos, donde es reclamado por la Justicia y es acusado de alta traición.

“En lo que se refiere a su familia, por supuesto los echa de menos. Está aquí, lejos de su país y, claro está, sobre todo al principio, fue muy difícil para él”, comentó.

A su vez, subrayó que Snowden no tiene nada que ver con las personas que han decidido seguir su ejemplo y revelar secretos de Estado.

“No sólo es uno, son muchos. Pero Edward no tiene nada que ver con ello. Los pasos que dio Edward no dejan a nadie indiferente”, recalcó.

Aunque en los últimos meses la prensa sugirió la posibilidad de que Snowden abandonara Rusia con destino a otro país, como Brasil, Kucherena ya había adelantado su intención de alargar la estancia de su cliente en la Federación Rusa.

Snowden llegó al aeropuerto moscovita de Sheremétievo el 23 de junio de 2013 con la intención de dirigirse a algún país latinoamericano, pero se vio obligado a permanecer en la zona de tránsito, desde donde pidió asilo a 21 países.

Cuatro latinoamericanos se lo ofrecieron -Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Venezuela-, pero ante la imposibilidad de viajar fue finalmente Rusia la que le concedió asilo el 1 de agosto, después de cinco semanas en tierra de nadie.

Snowden, que es acusado por Estados Unidos de espionaje, ha encontrado trabajo en Rusia en el sector de la tecnología de la información, aunque por motivos de seguridad su paradero se mantiene en secreto.