EEUU ataca de nuevo en Irak

Autoridades alegan que están neutralizando a los yihadistas

Soldados de las fuerzas kurdas de Peshmerga y voluntarios chiítas toman posiciones en la ciudad de Amerly, al noreste de Bagdad (Irak) el jueves para defenderse contra  las fuerzas del Estado Islámico.
Soldados de las fuerzas kurdas de Peshmerga y voluntarios chiítas toman posiciones en la ciudad de Amerly, al noreste de Bagdad (Irak) el jueves para defenderse contra las fuerzas del Estado Islámico.
Foto: EFE.

Washington – Pocas horas después de que el presidente Barack Obama anunciara su decisión de lanzar “ataques selectivos” contra rebeldes yihadistas del Estado Islámico (EI), las fuerzas armadas estadounidenses realizaron dos rondas de bombardeos cerca de Erbil, la asediada capital del Kurdistán iraquí.

“El Ejército de EEUU continuó atacando hoy (ayer) … con dos ataques aéreos adicionales para ayudar a defender la ciudad en la que personal estadounidense asiste al Gobierno de Irak”, señaló en un comunicado el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby.

Poco después de las 14.00 GMT, aviones pilotados remotamente atacaron una posición terrorista de lanzamiento de morteros. “Cuando los combatientes del EI regresaron a la ubicación … fueron atacados de nuevo y eliminados exitosamente”, indicó el comunicado.

Hacia las 15.20 GMT, cuatro aviones F/A 18 también atacaron con éxito un convoy de siete vehículos y una posición de morteros cerca de Erbil.

El portavoz del Pentágono indicó que en total se lanzaron ocho bombas dirigidas por láser contra las posiciones yihadistas, con lo que “se neutralizó la posición de lanzamiento de morteros y el convoy.”

Durante un ataque anterior en horas de la mañana, dos aviones Hornet F/A 18 lanzaron bombas de 230 kilos dirigidas por láser contra dos piezas de la artillería que habían disparado contra posiciones kurdas, en una zona en la que había fuerzas estadounidenses, según el Pentágono.

“El presidente Obama ha autorizado ataques militares que ayuden a las fuerzas kurdas a desalojar a los militantes que asedian a las minorías étnicas y religiosas en el norte de Irak”, dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, quien remarcó que Estados Unidos no volverá a enviar tropas a combatir en Irak.

Antes de los ataques, un avión Hércules C-17 y dos Hércules C-130, custodiados por aviones F/A 18, participaron en una operación de ayuda a los desplazados por el avance de los yihadistas, dejando caer contenedores con agua y raciones de alimentos.

Se calcula que el avance del EI ha provocado la huida de unas 200,000 personas, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que se encuentran aislados y con necesidad urgente de agua, comida, y medicinas en las proximidades del monte Sinyar, en el norte del país.

La Casa Blanca informó también que el presidente habló con el rey Abdullah II de Jordania acerca de la necesidad urgente de ofrecer mayor ayuda humanitaria al pueblo iraquí y sobre la amenaza que el radicalismo de EI representa para la región.

El Estado Islámico de Iraq y Siria (EIIS, o ISIS en inglés) surgió como una de las tantas células de la red de Al Qaeda al comienzo de la guerra en Irak en 2003. Su fundador, Abu Musab al-Zarqaui, fue abatido por EEUU en 2006. La organización se dio a conocer como EIIS en 2013 y tomó impulso con la guerra civil en Siria, combatiendo tanto a las fuerzas oficiales como a otros grupos rebeldes.

A comienzos de este año, Ayman al-Zawahri, sucesor de Osama Bin Laden, desvinculó al grupo de la red por desobedecer sus directivas en Siria. El actual líder de EIIS, Abu Bakr al-Baghdadi, anunció el 29 de junio la restauración del califato en el territorio ocupado en Iraq y Siria por la organización, que pasó a denominarse Estado Islámico (EI). Se supone que cuenta con financiamiento de Arabia Saudita y Qatar. Sus miembros incluyen ciudadanos americanos que se han juramentado a atacar objetivos de EEUU en ataques suicidas.

Grupos religiosos: sunitas (32 – 37 %), chiitas (60-65 %), otros grupos (cristianos, judíos, yazidíes, etc., 2-5%) (Fuente: The World Factbook, CIA)

Nouri al-Maliki: Primer Ministro de Irak desde 2006. Chiíta, enajenó la voluntad de la mayoría del país al negarse a dar lugar en el gobierno a sunnitas y otras minorías.

Abu Bakr al-Baghdadi: Oriundo de Samarra, una de las ciudades de la región. EEUU ofrece una recompensa de $10 millones por información que lleve a su captura o muerte.

Kurdos: Desde la caída de Sadaam Hussein, tienen un régimen autónomo. Son el principal soporte de EEUU en Iraq. Su retroceso frente a la ofensiva del EI precipitó la intervención de Washington.

Yazidis: Son kurdos practicantes del zoroastrismo, una religión ancestral.

Cristianos: Son minoría en la región. Su enclave en Quragosh ya fue tomado por el EI.

Estados Unidos: Invadió Irak en 2003 y retiró sus tropas en 2011. Esta es la primera intervención militar directa desde entonces.

Siria: La guerra civil destada por la oposisión contra el régimen de Bashar al-Assad ha sido aprovechada por el EI, que controla buena parte del territorio del país.

Irán: Este enemigo histórico de Estados Unidos podría unir fuerzas con Obama para detener al EI.

Turquía: Facilitó el acceso de militantes yihadista a Siria, pero ha recibido miles de refugiados de la guerra civil en ese país y, ahora, del conflicto en Irak.

LEE TAMBIÉN: Irak, una situación explosiva