La ventaja invisible

La ventaja invisible
El Papa y su amor inocultable por San Lorenzo.
Foto: getty images

El Papa Francisco, desde su llegada al trono de San Pedro el 13 de marzo de 2013, se convirtió en el hincha más célebre del club San Lorenzo de Almagro, equipo que hoy saltará a la cancha de su estadio “Pedro Bidegain” con todo a favor para levantar la Copa Libertadores 2014.

Jorge Mario Bergoglio, el nombre que le dieron sus padres cuando nació el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires, no ha ocultado que es un fiel seguidor del “Ciclón”. A sus 77 años sigue siendo un socio activo del club. Un carnet con su foto, expedido en 2008, lo acredita como socio No. 88235N-0. Ese año, como Arzobispo de Buenos Aires, celebró la eucaristía cuando el equipo cumplió 100 años.

Reportes de prensa indican que el Papa Francisco paga “religiosamente” su membresia. Pero según otras versiones, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, —el nombre oficial del equipo del barrio porteño de Flores, donde también nació el hoy jefe de la Iglesia Católica— lo ha convertido en ‘Socio Honorario’, lo que significa que no tiene que pagar su cuota.

Quizá la última versión tiene más sentido. Después de todo, al equipo le conviene tener en el Papa Francisco al aliado más cercano a Dios Ahora le explicamos.Un año antes de que Bergoglio fuera nombrado Papa, San Lorenzo de Almagro atravesaba una grave crisis económica y por poco pierde la categoría por segunda ocasión. Pero el nombramiento de su aficionado a la Santa Sede invadió de fe al equipo. En marzo de 2013, ante Colón, los ‘Cuervos’ usaron una camiseta con la imagen del Papa en el pecho, y ganaron 1-0 el partido por la sexta fecha del torneo Final de la primera división del fútbol argentino.Además, el club de Boedo mandó confeccionar una camiseta especial para enviársela al Sumo Pontífice, con el nombre de FRANCISCO, todo en mayúsculas, y un halo dorado encima.Con intervención divina o no, vino la recuperación del club. En diciembre de 2013, el equipo ‘Santo’ se coronó campeón del Torneo Inicial argentino. “Rezamos bastante para ganar el título”, dijo entonces el director deportivo del equipo, Bernardo Romeo. “El Papa trabajó bastante desde allá durante este año, por eso fuimos a agradecerle y a llevarle la Copa”, agrego explicando la visita de una delegación del club al Papa en Roma, donde le dieron una réplica del trofeo conquistado.”El celular de Dios lo tenemos nosotros ahora”, bromeó el presidente del club, Matías Lammens, en declaraciones a Radio La Red, tras la visita a la Santa Sede. “Le dije al Papa que ahora necesitamos la Copa Libertadores, que nos diera una mano”. San Lorenzo de Almagro está a punto de conseguirlo. Como los más de 100,000 socios del club, el Papa Francisco estará pendiente de la gran finalísima de la Libertadores. Aunque estará ocupado con su visita a Corea del Sur y quizá no pueda ver el partido, de seguro que su asistente suizo –que le da todos los datos del fútbol argentino– le mantendrá informado.Con la fe intacta, los once jugadores que designe Edgardo ‘Paton’ Bauza, saltarán mañana al gramado del ‘Nuevo Gasómetro’, con la ilusión de conquistar la primera Copa Libertadores de América. Después de todo, contarán con las oraciones del Papa Francisco, el apoyo de su afición y el 1-1 que se trajeron de Asunción en el partido de ida de la finalísima con el Nacional guaraní el miércoles pasado.Y quizá tengan que programar otra visita a Roma para presentarle al Papa la Copa Libertadores, el trofeo grande que le falta al club fundado en 1908 en el barrio de Boedo, por un grupo de aficionados al fútbol y con el apoyo del sacerdote salesiano Lorenzo Massa. eldiariony.com