La leyenda de la salsa regrese a El Bronx

El maestro del trombón está feliz de volver a su barrio y tocar para los suyos

La leyenda de la salsa regrese a El Bronx
Willie Colón regresa de nuevo a su casa: El Bronx.
Foto: . archivo

Maestro. Ícono. Leyenda. Y lo dijo la ONU: un pionero. Es Willie Colón, quien regresa al barrio donde nació y creció para un concierto único este sábado.

A pesar de la reciente operación en la rodilla (“de mucho brincar” bromea en principio y después aclara entre risas que se lastimó con su moto), Colón está 10 puntos para subirse dichoso a la tarima, a guapear “con la mente despejada” como dice él mismo, y alegrar la noche en el bien llamado Condado de la Salsa.

En conversación telefónica con El Diario, el gran artista neoyorican manifestó su alegría por este próximo recital y, además, recordó su infancia, los años con la Fania, su cariño por Celia Cruz. “Fue única, especial”, dice. En otros temas, lamentó la revolución digital de hoy que ha alejado a las personas de “esa unión muy cultural y espiritual que se pierde”.

¿Qué significa esta vuelta al barrio?

Es una oportunidad de regresar a El Bronx, y hacer contacto con la gente de la época cuando habían montones de clubes de salsa en toda la ciudad. Es bueno volver a ver esa gente y también ahora con sus hijos que están curiosos y nos ven por YouTube. Estamos en una era distinta, y no tengo la oportunidad de tocar en El Bronx, en Nueva York, tanto como quisiera porque ya no existen los lugares, pero gracias a Dios hay sitios como Lehman Center. Hace unos días tocamos con el Gran Combo en Bogotá, llegaron 70 mil personas, un gentío. Estamos siempre tocando en todas partes del mundo.

Quiero que sea una experiencia diferente a sentarse y solamente oír un disco. Voy a cambiar el repertorio e incluiré algunas canciones de las que hice con Héctor [Lavoe] como ‘Todo tiene su final’ y otros títulos de canciones que fueron escritas, inspiradas en mi barrio El Bronx.

¿Cuáles son tus recuerdos más entrañables de aquella época?

Nosotros en los años 50, cuando yo nací, los boricuas y los latinos ya estaban subiendo pa’ El Bronx y saliendo de El Barrio, donde mis padres nacieron, pero yo nací y me crié en El Bronx. Ese barrio, por la calle 139, primeramente era una comunidad latina mezclada, no eran todos boricuas. Habían dominicanos, cubanos, argentinos, de todas partes, y estábamos también como plantando banderas. Muchas nacionalidades. En ese barrio, jugábamos en la calle, y los viejos por la ventana mirando los chamacos. Ahí fue donde yo primero aprendí hablar español, donde primero oí la música de Cuba, Puerto Rico, de República Dominicana. Era como un pueblito latino dentro de Nueva York.

¿Cómo ves a los hispanos ahora?

Yo creo que aunque el Internet, los celulares, todas estas electrónicas y esa revolución digital nos permite comunicarnos cada cinco minutos, yo en verdad no siento esa solidaridad de antes. Este mundo en que vivimos la gente no tiene la capacidad de concentrarse, tiene muy poca habilidad de atención, por tantas distracciones que hay.

Este maestro de la música se despide con palabras cariñosas para El Diario y sus 100 años.

“Yo aprendí a hablar y leer español con El Diario, que siempre ha sido una institución muy importante de la comunidad hispana de Nueva York. Gracias por darme esta oportunidad de saludar a sus lectores”