Máxima autoridad religiosa de Irak pide unidad

Pide lograr un acuerdo nacional que sea reconocido por todos
Máxima autoridad religiosa de Irak pide unidad
Soldados del ejército de Irak se alistan para combatir a los miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI).
Foto: EFE/Khider Abbas

Bagdad

La máxima autoridad religiosa chií, Ali al Sistani, pidió hoa todos los políticos iraquíes trabajar juntos para resolver los problemas políticos y de seguridad que sufre el país, y crear un ambiente positivo para la formación de un nuevo gobierno.

En el sermón de los viernes en la ciudad de Kerbala, 110 kilómetros al sur de Bagdad, Ahmed al Safi, representante de Al Sistani, solicitó “cumplir los requisitos constitucionales en los tiempos establecidos”, así como lograr un acuerdo nacional, aceptado regional e internacionalmente.

Al Sistani apostó por “abrir nuevos horizontes” para resolver los problemas del país, en particular los políticos y de seguridad.

“El deterioro de la vida política entre los iraquíes dentro de Irak y con otros países convierte en una urgencia la necesidad de cambiar posiciones y puestos en el Estado”, advirtió para exigir la adopción de una visión diferente para salvar el país de los peligros del “terrorismo, de la guerra civil y de la división nacional”.

Además, exigió al Parlamento y al gobierno iraquíes que aceleren la implantación de sus planes para abordar la cuestión de los desplazados.

“Es difícil volver a la época anterior al pasado 10 de junio (con la toma de Mosul por los yihadistas del Estado Islámico) y creo que todo el mundo se ha dado cuenta de eso, incluidos los iraníes y los estadounidenses”, explicó Al Jalidi.

Lamentó que la ocupación de Mosul y la provincia de Saladino por parte del EI es “el resultado de los desastrosos errores que llevó a cabo (primer ministro saliente, Nuri) Al Maliki en el país”.

No obstante, advirtió de que los árabes suníes tienen sus demandas y que no están dispuestos a renunciar a ellas.

El EI lucha por hacerse con el control de más territorios en el norte de Irak y Siria,