Anuncian 25 vacantes para jueces de inmigración

Se ocupan desde California a NY para aclerar casos pendientes
Anuncian 25 vacantes para jueces de inmigración
Los casos de inmigrantes recién llegados, están en primera fila por encima de los que llevan más tiempo esperando.
Foto: EFE

El gobierno federal busca contratar a 25 nuevos jueces de inmigración y designar a otros tantos de manera temporal para aumentar la capacidad de los tribunales y reducir el gran retraso de casos que están pendientes.

Según los clasificados de la Oficina Federal de Personal, hay puestos disponibles para jueces permanentes en diversos puntos del país, desde California a Nueva York, el sur del país y en el medio oeste, con salarios que varían desde los $125 mil a los $167 mil anuales.

Esto a pesar de que el Congreso no aprobó los fondos que pidió el Gobierno para manejar la crisis en la frontera sur tras el aumento de migrantes centroamericanos, parte de los cuales se iban a usar para este rubro. Los nuevos jueces se están contratando con fondos ya existentes .

Actualmente, y según la orden del Departamento de Justicia, los casos de inmigrantes recién llegados, principalmente los niños y madres con niños menores provenientes de Centroamérica están en primera fila por encima de casos que llevan más tiempo esperando.

Abogados, organizaciones y hasta la misma asociación de jueces han avisado de los problemas que traería el acelerar los casos, no sólo al proceso debido a refugiados sino a la posibilidad de que se multipliquen las apelaciones por manejo deficiente de los mismos.

Pero la contratación de nuevos jueces es un pedido que desde hace mucho tiempo está haciendo la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, dijo su presidenta, la jueza Dana Leigh Marks.

El mes pasado la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR) publicó una nueva regla que permite designar a jueces temporales para aliviar la acumulación de casos en momentos de crisis.

Según el documento publicado en el Registro Federal, los jueces podrían ser designados temporalmente para manejar “determinadas categorías de casos, así como mociones y audiencias de fianzas, permitiendo a los jueces permanentes llevar adelante los casos hasta su disposición final”.

El Departamento de Justicia no ha contratado a jueces de inmigración desde traer a 50 nuevos en 2011, pero por el retiro de muchos de ellos en 2014 hay apenas 13 más de los jueces que había desde 2009, y muchísimos más casos para manejar, según los datos del mismo gobierno.