Amnistía Internacional declara “crisis humanitaria” en Ferguson

Grupo de observadores documentará abusos en respuesta al caos tras la muerte de joven afroamericano
Amnistía Internacional declara “crisis humanitaria” en Ferguson
La policía ha utilizado gas lacrimógeno para dispersar las manifestaciones.
Foto: EFE

Washington, D.C. – Aún con policías militarizados, las calles de Ferguson (Missouri) no encuentran la calma, por lo que Amnistía Internacional USA ha enviado un equipo de trece observadores a la ciudad para documentar la “crisis humanitaria“.

Se trata de la primera vez que la organización, más conocida por documentar violaciones a los derechos humanos en el exterior, ha destinado una delegación de expertos para vigilar la evolución de una crisis dentro de Estados Unidos.

El objetivo de la delegación es poner bajo los reflectores lo que está ocurriendo en Ferguson -entre el sábado y el lunes pasados bajo toque de queda en horas de la madrugada-, e investigar los abusos a los derechos humanos en ese suburbio de St. Louis, explicó Steve Hawkins, director ejecutivo de Amnistía Internacional USA.

Lo alarmante, según ha explicado a la prensa Hawkins, es la escalada de la “crisis humanitaria” en Ferguson, tras la muerte del afroamericano desarmado Michael Brown a manos del agente Darren Wilson, el pasado 9 de agosto.

Para Amnistía Internacional USA, la represión policial en Ferguson deja en claro que han surgido violaciones a los derechos humanos y normas internacionales, especialmente con el uso indiscriminado de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Según Hawkins, las autoridades policiales no pueden usar los saqueos y actos de violencia de unos pocos “como pretexto para restringir los derechos fundamentales de la mayoría“.

La escalada de las tácticas policiales, las restricciones a la prensa, y el toque de queda son, a juicio de Hawkins, respuestas desmesuradas que deben corregirse.

El secretario de Justicia y fiscal general de EEUU, Eric Holder, viajará a Ferguson mañana para reunirse con líderes comunitarios, como parte de la investigación que encabeza su agencia sobre la muerte de Brown.

Para Hawkins, la visita de Holder es un buen primer paso pero, ante todo, lo importante es escuchar a la comunidad de Ferguson y respetar los derechos de los manifestantes pacíficos.