Enfermedad letal de rápido avance

El ébola se multiplica fácilmente por todo el organismo

México

El virus del ébola se multiplica fácilmente en el organismo ya que infecta a diferentes tipos de células, dañando órganos como el bazo, hígado, riñones, glándulas suprarrenales y el sistema vascular, característica que lo hace tan letal.

No obstante, para que se transmita de una persona a otra se requiere el contacto muy cercano con los fluidos corporales de los enfermos, afirma Carlos Federico Arias Ortiz, investigador del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Arias Ortiz señala que a la fecha se desconoce la razón por la que el virus infecta a muchos tipos de células, pero es probable que su receptor, es decir, la molécula en la superficie de la célula que le permite al virus unirse a ella, esté presente en diferentes tipos celulares, como sucede con otros virus.

Detalló que al ingresar al cuerpo a través de heridas en la piel o en las mucosas, el virus del ébola infecta inicialmente a células importantes de la respuesta inmune, como son los macrófagos, monocitos y células dendríticas.

Estas células infectadas se diseminan por medio de la sangre a todo el cuerpo, llevando así el virus a células de otros órganos que a su vez son infectadas, comenta Arias.

Añadió que una de las razones por las que el virus causa hemorragias se debe a que éste infecta y destruye a las células endoteliales, que recubren la parte interior de los vasos sanguíneos, facilitando la salida de sangre hacia los tejidos.

Esto, aunado a que el hígado dañado deja de producir factores de coagulación, provoca las hemorragias que se observan frecuentemente en esta enfermedad.

La salida de sangre y el suero de los vasos sanguíneos hacia los tejidos hace que el volumen de sangre en circulación disminuya y que las células y órganos no reciban suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar apropiadamente.

Como resultado de esto y de un desbalance de sales en la sangre, entre otros factores, se presenta una falla generalizada de los órganos, lo que lleva a un estado de shock y a la muerte si no se atiende adecuadamente, alerta.

Dado que el virus se encuentra en fluidos corporales como la sangre y puede permanecer en el organismo de los enfermos aun cuando han fallecido, no se deben manipular los cadáveres sin la protección adecuada, añadió el especialista