Mujeres taxistas de Nueva York: Un acto de coraje (video)

También temen por su seguridad al volante

Mujeres taxistas de Nueva York: Un acto de coraje (video)
Patti Phulbas Arjune, conductora de un taxi Uber.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Según datos de la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC), aunque han existido mujeres taxistas en Nueva York desde 1940, la industria continúa siendo un asunto de hombres. Casi el 99% de los conductores de taxi amarillo son varones, con sólo 536 mujeres en esta modalidad. En taxis sin medallón hay 2,300 mujeres detrás del volante, es decir solo el 4% de los conductores de este tipo de servicio que incluye los black cars, limosinas, paratransit y vans de pasajeros.

El motivo de esta disparidad parece tener menos con la discriminación laboral que con la vulnerabilidad ante la violencia física. “Antes teníamos más mujeres en la base, quizás el asunto de los asaltos, asesinatos, la seguridad en general influye”, dijo Liz Sánchez, gerente de la base Webster Car Service, en El Bronx, una base con sólo dos mujeres entre sus 150 conductores y a la que estaba vinculado Aboubacar Bah (62), baleado mortalmente a comienzos del mes. Una de esas pocas mujeres taxistas es Patti Phulban Arjune (52), una inmigrante de la Guyana Británica, quien hace 6 meses se vinculó a la nueva empresa online Uber, tras conducir taxi amarillo por tres años por la ciudad.


LEE ADEMÁS

Mujeres siguen luchando por igualdad laboral


“Nunca me sentí segura manejando taxi amarillo”, dijo la mujer, quien anotó que en Uber todos los servicios son arreglados con tarjeta de crédito y monitoreados por la compañía, y que por eso los conductores no llevan dinero. “Además los clientes son muy simpáticos, son gente joven que sabe de tecnología y tiene acceso a las aplicaciones”, anotó Arjune.

Ambas mujeres, Sánchez y Arjune, coinciden en que el ser mujeres nunca ha sido motivo de discriminación, y que se sienten completamente en igualdad con el personal masculino de la industria

“Los muchachos son amables, e incluso a veces las mujeres en la industria tenemos algunas preferencias”, dijo Silverio.

Por su parte, Arjune dijo: “Nunca he tenido problema por ser mujer. Al contrario, creo que los pasajeros, especialmente las mujeres, se sienten más seguras cuando una mujer los está conduciendo”.

Las taxistas entrevistadas por El Diario estuvieron de acuerdo en que en la ciudad de Nueva York hay clientes para todas las modalidades de taxis, el asunto es que las vías están muy congestionadas y el espacio de estacionamiento es mínimo.

“No hay una guerra de taxistas por los clientes, hay una guerra para poder transitar por las calles”, dijo Arjune.

“Cuando estoy detrás del volante, ¡soy un hombre!”. Así se describe, medio bromeando medio en serio, la taxista dominicana Martha Silverio (40), una de las pocas mujeres en un oficio que sigue siendo predominante masculino.

La madre de dos decidió convertirse en taxista porque su anterior trabajo como preparadora de impuestos sólo le garantizaba una corta temporada laboral al año.

Aunque empezó conduciendo “black car”, una modalidad de taxis sin medallón, Silverio actualmente trabaja para una compañía de limosinas porque puede ganar un poco más dinero, pero sobre todo porque en los black car no se sentía segura cuando tenía que recoger pasajeros en la calle.

“Estaba muy temerosa, muchas veces miraba caras y decía: ‘No, lo siento, ya estoy busy’. La seguridad fue una razón por la que decidí cambiarme a conducir limosina”, dijo Silverio, quien condujo turnos alternos de día y de noche durante seis meses.

Y es que conducir taxi en Nueva York puede ser un oficio peligroso. Sólo este mes dos conductores fueron asesinados en El Bronx y al menos uno más fue asaltado en Washington Heights.

Los incidentes hicieron recordar la ola de violencia desatada contra este gremio en la década de los 90.

  • Según datos de la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC), el porcentaje de mujeres manejando taxis amarillos apenas llega al 1%.
  • En todo Estados Unidos, la cifra apenas llega al 2%.
  • Según la organización International Women’s Day, las mujeres son clientes en 60% de todos los viajes en taxi en Nueva York, pero el 99% de los taxistas son hombres.