La ventaja de ser bilingüe

La ventaja de ser bilingüe
Foto: Shutterstock

“Como inmigrante, lo ideal es mantener el corazón latino y agregar la mentalidad americana”. Así lo dijo Gloria Estefan durante una entrevista hace algunos años atrás, pero que quedó como ejemplo para las nuevas generaciones de inmigrantes.

La exitosa cantante cubano-americana se refería al gran sentimiento y calor humano que son características de la comunidad hispana y a la posibilidad de adoptar la practicidad, el orden y el idioma de Estados Unidos.

Estefan no es la única que piensa así. Adaptarse al nuevo hogar es importante para muchos inmigrantes, y un aspecto muy importante del proceso de aculturación en el que resalta, como clara meta, el aprender inglés.

Los inmigrantes, desde los primeros colonos, llegaron a estas tierras en búsqueda de una vida mejor y, dependiendo de la ciudad o estado en que se ubican, se encuentran con pocos recursos en su idioma natal, lo cual limita las experiencias cotidianas en su nuevo hogar.

Sin embargo, el valor de mantener el idioma natal también es importante. La enseñanza bilingüe (inglés y español) se está poniendo de moda en diversas escuelas públicas de EEUU. Un ejemplo de ello es la primaria Park en Princeton, Nueva Jersey.

Varios estados con alta concentración de la población hispano parlante —como California, Texas, Arizona, Nueva York, Illinois y Florida— también están desarrollando programas similares.

“La gente está empezando a entender que hablar más de un idioma ayuda al desarrollo de los niños, algo que desde hace tiempo se practica en Europa. Ahora, los padres en EEUU quieren que sus hijos entren a programas duales para aprender más de un idioma”, dijo Antonio Sacre, prolífico autor de cuentos infantiles y férreo defensor de la “magia” del bilingüismo.

Y esos padres inmigrantes quieren algo más: entender inglés para poder comunicarse con sus hijos, muchos de estos nacidos ya en este país.

En una encuesta reciente realizada por La Opinión en Facebook, una lectora comentó que quería, “aprender inglés para tener mejor oportunidades de trabajo y saber todo lo que hablan mis hijas”.

Muchos padres de familia buscan cerrar esa brecha de comunicación que empieza a existir entre ellos y sus hijos al mudase a un país con un lenguaje distinto a su país de origen.

Y no están equivocados en su afán de aprender inglés, ya que los estudios indican que la comunicación abierta entre padres e hijos es el gran fundamento para el bienestar y el auto estima del individuo