No se deje acosar en las tiendas

AGSchneiderman

Cuando las tiendas abren sus puertas, están invitando a todos los miembros del público a entrar y comprar. Pero cuando los minoristas tratan a ciertos clientes con recelo únicamente por el color de su piel, están enviando un mensaje muy diferente, y violando la ley.

Mi oficina está luchando contra la discriminación racial en tiendas. Esto dio lugar a un acuerdo de $650,000 con Macy’s para resolver una investigación de más de una docena de denuncias por discriminación racial ilegal y falsa detención.

Cincuenta años después de histórica la Ley de Derechos Civiles de 1964, no hay lugar para el prejuicio o discriminación. Por eso, cuando el Buró de Derechos Civiles de mi oficina recibió quejas de que los clientes estaban siendo acosados injustamente por los empleados de Macy’s, tomamos en serio esas acusaciones.

Casi dos docenas de clientes afro-americanos, latinos y otros de la tienda Macy’s en Manhattan, afirmaron que el personal de prevención de pérdidas los había detenido aunque no habían hecho nada malo. A los clientes que no hablan inglés no se les permitió hacer llamadas telefónicas después de haber sido acusados de fraude con tarjetas de crédito o robo, y se le negó acceso a un intérprete.

En la investigación, ex empleados de Macy’s informaron que el personal de prevención de pérdidas rastreaba y perseguía a clientes afroamericanos, latinos y de otras minorías mucho más que a los clientes blancos.

En el caso de prejuicio racial, Macy’s es reincidente. En 2005, Macy’s llegó a un acuerdo con la Fiscalía General tras violar las leyes anti-discriminación, yendo tan lejos como esposar a clientes acusados ??de robar.

Una década más tarde, esas prácticas resurgieron, pero ahora Macy’s está aprendiendo una vez más que no se tolerará la discriminación racial. Además de la multa de $650,000 por su conducta, Macy’s se someterá a la supervisión de un monitor independiente por los próximos tres años; deberá adoptar nuevas políticas anti-prejuicios y sobre prevención de pérdidas; entrenamiento de los empleados sobre investigación adecuada, y la publicación del boletín sobre los Derechos de los Clientes, en inglés y español, en las 42 tiendas de Macy’s en el estado de Nueva York.

Pero, por desgracia, Macy’s no es la única tienda de Nueva York con un problema de perfiles raciales.

Hace apenas unas semanas, Barneys New York llegó a un acuerdo con mi oficina después de acusar falsamente a dos clientes afroamericanos de fraude con tarjetas de crédito.

Estos casos son parte de una iniciativa de mi oficina para combatir el prejuicio racial en las tiendas en todo el estado