Aprenda sobre el cáncer de próstata

Expertos recomiendan a los hombres educarse y hablar con sus médicos sobre esta enfermedad

@PedroFrisneda

Durante el 2014, más de 230,000 hombres en Estados Unidos serán diagnosticados con cáncer de próstata y cerca de 30,000 morirán por la enfermedad.

Estas estadísticas, de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), muestran que éste sigue siendo uno de los tipos de cáncer más mortales entre los hombres estadounidenses.

Lo más preocupante, es que cientos de hombres mayores de 40 años podrían estar padeciendo este mal y no lo saben porque no se han hecho exámenes médicos para detectarlo. Este es el caso de muchos hispanos quienes comienzan a presentar síntomas cuando la enfermedad está muy avanzada.

Según la ACS, casi 16,000 hispanos serán diagnosticados con cáncer de próstata este año, mientras que 1,600 fallecerán por la enfermedad.

Aprovechando que septiembre es el Mes de Concientización sobre el Cáncer de Próstata, expertos recomiendan a todos los hombres —especialmente los latinos— educarse sobre esta enfermedad y hacerse pruebas de detección después de los 50 años. A esa edad, el hombre tiene que hacerse, una vez al año, el examen digital del recto (DRE) y la prueba sanguínea del antígeno prostático específico (PSA).

Pero si tiene antecedentes genéticos, es decir, si un familiar cercano tuvo cáncer de próstata: su hermano, su padre o tío, los exámenes deben comenzar a los 45 o incluso a los 40 años.

Sin embargo, la ACS aconseja que antes de decidir realizarse cualquier prueba, todo hombre debe hablar primero con su doctor.

“Algo importante que la ACS recomienda es que los hombres hablen con sus médicos primero sobre los beneficios y los posibles efectos negativos de hacerse la prueba de detección del cáncer de próstata”, aclara el doctor Álvaro Carrascal, vicepresidente de ACS.

“La prueba de sangre (PSA) no es muy específica, entonces puede dar positiva en personas que no tienen cáncer, y, si se le realiza una intervención para hacer una biopsia, o una cirugía de la próstata, pueden haber complicaciones y riesgos”, explica el experto.

Según la ACS, la edad promedio de diagnóstico es de 65 años y la tasa de incidencia de esta enfermedad es mucho más elevada en hombres afroamericanos e hispanos que en los de raza blanca (60% más de probabilidades).

Aunque el origen de este cáncer es aún desconocido, expertos aseguran que su aparición es atribuida, generalmente, a un estilo de vida poco saludable.

“No se sabe cuál es la causa, de manera que no hay una manera exacta de prevenirlo. Sin embargo, sabemos que influye el sobrepeso, la obesidad y la alimentación; los hombres que comen carne roja o comida con mucha grasa tienen mayor riesgo”, advierte el doctor Carrascal.

“Basado en eso, la recomendación sería una alimentación balanceada con muchas frutas y verduras y mantener un peso normal con actividad física”, aconseja.

Al igual que otros tipos de cáncer, el de próstata puede esparcirse a otras partes u órganos del cuerpo (metástasis), principalmente hacia los huesos. Pero, el paciente puede disminuir los riesgos de morir si se realiza una detección temprana del tumor y sigue un tratamiento agresivo.

El problema es que, a diferencia de otros tipos de cáncer, con el de próstata, la mayoría de las veces no se presentan síntomas al comienzo, por ello se recomiendan los chequeos periódicos.

“Los hombres latinos tienden a no visitar al médico al menos que se sientan muy enfermos. Pero se recomienda que vean al doctor una vez al año y se hagan exámenes completos. Los mayores de 50 años, que se hagan el examen de próstata digital”, dice.

Cuando el cáncer ya está avanzado, se podría presentar flujo débil o interrumpido de la orina o dolor al orinar, eyaculación dolorosa, sangre en la orina o semen, o una molestia dolorosa en la espalda, cadera o pelvis. Si le ocurre esto debe ver a un urólogo cuanto antes.

Una vez que ha sido detectado el cáncer de próstata, se determina el estado del mismo y el tratamiento dependerá de cada individuo y eso incluye cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Si el tumor está localizado únicamente en la próstata, lo más recomendable para curarlo, según los expertos, es la cirugía. Hay que sacar la próstata completa, pero eso depende de la edad y condiciones físicas del paciente: si es saludable, joven, menor de 50 años, o que no tenga diabetes u otra enfermedad.

Si se ha expandido fuera de la próstata (metástasis), y si es un hombre mayor de 70 años, lo mejor es la radiación.

Si se realiza cirugía en hombres de muy avanzada edad, se pueden presentar complicaciones como problemas para controlar la orina o disfunción eréctil (impotencia).

En la actualidad existen dos nuevos tipos de tratamientos avanzados que ayudan a extender la vida del paciente.

Uno de ellos es la radioterapia computarizada conocida como IGRT (Image Guided Radiation Teraphy), que es más precisa que las antiguas formas de radiación. Con ésta se llega al lugar exacto de tratamiento, sin que se disperse la radiación a otras zonas lejanas de la próstata como la vejiga y el recto.

El otro tratamiento es la técnica de cirugía robótica. Se usan pequeñas cámaras que se insertan en el abdomen y el doctor, mediante un monitor, va controlando los brazos del robot que realizan una cirugía más precisa y menos invasiva, porque no se hace una incisión grande y, por lo tanto, la recuperación es más rápida.

  • Flujo débil o interrumpido de la orina
  • Dolor al orinar.
  • Eyaculación dolorosa.
  • Sangre en orina o semen.
  • Molestia dolorosa en la espalda, cadera o pelvis.
  • 233 mil nuevos casos de cáncer de próstata serán diagnosticados en 2014.
  • 29,480 personas morirán a causa del cáncer de próstata en 2014.
  • 16,000 hispanos serán diagnosticados con la enfermedad este año y 1,600 morirán.

En general, el cáncer de próstata es uno de los tipos de cáncer más comunes entre los hombres de EEUU, luego del cáncer de la piel, y se ha convertido en la segunda causa de muerte entre los hombres de todas las edades que desarrollan cáncer (la primera es el cáncer del pulmón).

www.cancer.org/Espanol.