El contralor de Nueva York defiende el Ex-Im Bank

Sigue a El Diario NY en Facebook

Scott Stringer, contralor de Nueva York, defendió ayer la labor del Export Import Bank, (Ex-Im Bank), una agencia gubernamental que apoya a las empresas exportadoras y que está sufriendo un fuerte ataque por parte del ala más conservadora del Partido Republicano.

Según Stringer, este banco, que tiene que ser reautorizado por el Congreso en septiembre, ha ayudado a que los negocios de la ciudad facturen ventas al exterior por valor de $3,000 millones entre 2007 y 2014. Esto ha sido posible gracias a apoyos valorados en $1,100 millones que han beneficiado a 83 negocios. Hasta $900 millones de estos han ido a pequeñas empresas, muchas de minorías y mujeres, que de otra manera no podrían podido exportar.

“Estudios a nivel nacional muestran que cada mil millones de exportaciones nuevas crean 4,926 empleos”, recuerda Stringer.

Esta agencia, que lleva funcionando 80 años y cuenta con el apoyo de empresas y cámaras de comercio está siendo criticada por el Tea Party que describe sus operaciones como asistencia pública a las empresas. El Ex-Im Bank, que provee asistencia a compradores de productos americanos con créditos y garantías de pago no se financia con dinero público