Serena y Venus Willliams, más allá del tenis

Las hermanas destacan con sus líneas de ropa, accesorios y labor social
Serena y Venus Willliams, más allá del tenis
Inseparables: las Williams en un partido de dobles.
Foto: EFE

Serena y Venus Williams cambiaron el tenis femenino con la potencia y ferocidad de su juego. El arribo al circuito profesional, a finales de los 90, fue siempre noticia no solo por lo que proponían en los courts, pero también por su raza y orígenes humildes. El tenis, se sabe, aún es un deporte elitista. No apto para todos los bolsillos.

En todo caso, paralelo a su exitosa carrera, las hermanas han marcado tendencia con la ropa y el estilo. Pues sí, además del fulminante tenis que despliegan en la cancha, las hermanas captan la atención de fans y prensa por sus audaces diseños, accesorios y estilos de peinados. Hoy, las chicas son celebrities de primera fila y constantes en los runways, el cine y la televisión. También en la literatura: en la primavera 2015 lanzan su libro “Venus and Serena: Serving From The Hip: 10 Rules for Living, Loving, and Winning”. Las chicas están en todo.

Venus fue la primera adelantada: en la final del US Open 1997 apareció en el Ashe Stadium con su cabello en trencitas con argollas. En 2000 se inscribió en un programa de decoración y sacó el título de Certified Interior Decorator. In 2002 empezó V*Starr Interiors, firma especializada en diseño interior comercial y privado. También es suya EleVen, la línea de ropa donde predominan los cortes clásicos junto al blanco, negro y el rosa. Un contraste a sus comienzos. “Sí, antes mis diseños eran como un experimento, un objeto de estudio”, ha dicho Venus. “Yo quería divertirme y volverme loca. Era una extensión de lo que estaba usando en la cancha”.

En cuanto a Serena, podría decirse que es la Sofía Vergara del tenis: todos voltean a mirarla, detiene el tránsito. ¿Quién puede olvidar el traje de gata que usó en el Open 2002? ¡Dejó a todos boquiabiertos! Wow! La chica ganó el torneo (venció en la final a su hermana) pero en realidad arrasó con los titulares por su “cat outfit” negro y de suave. Llevaba encima otra piel. Era la prehistoria digital, al menos en cuantos a las redes sociales, pero ¿se imaginan los tuits y RT que habría generado hoy?

“Sí, lo recuerdo, ese traje lo tengo guardado”, dijo con una sonrisa pícara a este medio durante un descanso en el Open. Como toda fashionista pendiente de su imagen, señala que “mi estilo es súper trendy, me gusta mantenerme en la moda, ahora mismo estoy preparando dos nuevas líneas de ropa”.

En 2004 lanzó la línea de ropa “Aneres” y en 2010 estrenó “Signature Statement”, marca de joyería y carteras disponible en Home Shopping Network (HSN).

Serena y Venus han sabido balancear las exigencias del tour profesional, (entre ambas suman 25 títulos de Grand Slam y más de una decena en dobles) con sus variados intereses y aficiones, que incluye la labor social y comunitaria, . Entre torneo y torneo, se las arreglaron para estudiar en el Art Insitute de Fort Lauderdale, Florida, y son constantes en los runways de Milan, París (donde vive Serena parte del año) y, por supuesto, Fashion Week NYC.

Alguna vez fueron amonestadas por Chris Evert, la otrora número uno, por su aparente falta de entusiamo e interés por el tenis. Pero, el tiempo ha demostrado que las chicas han trazado bien sus vidas. Se anotaron un ace, más allá del tenis.

marcela.alvarez@impremedia.com