Frío agosto para el empleo

La tasa de desempleo entre los hispanos pasó de 7.8% en julio a 7.5% en agosto.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Frío agosto para el empleo
El número de empleados a largo plazo tiene los niveles más bajos desde principios de 2009.
Foto: Archivo

La creación de empleo se enfrió en agosto. La economía de EEUU permitió crear 142,000 nuevos trabajos, por debajo de la media en los meses anteriores en los que se han sobrepasado los 200,0000. La tasa de desempleo quedó en el 6.1% aunque para los latinos está en el 7.5%. El mes anterior era del 7.8%.

El mercado laboral muestra el menor dinamismo en los últimos ocho meses, según las cifras del Departamento de Trabajo. Además, las revisiones indican que en los dos meses anteriores se crearon 28,000 puestos laborales menos.

El detalle de las cifras muestra que en industria, un sector que ha repuntado con fuerza en los últimos meses no se ha creado empleo en agosto y en ventas al por menor sorprendentemente se redujeron las nóminas. Es algo que no ocurre desde el frío febrero. Los servicios profesionales y de negocios, la educación y la sanidad fueron los sectores en los que se registró un mayor nivel de contrataciones. La construcción también se mantuvo en el territorio positivo de la economía.

La decepción se trasladó a primera hora de la mañana a los mercados que cotizaron a la baja. Los economistas esperaban una cifra mucho más robusta y en línea con meses anteriores, unos 230,000 empleos.

Pese al revés, los analistas de Barclays Bank, que coinciden en cierta medida con los de otros bancos de inversión, dicen que no encuentran este informe laboral “preocupante”, porque ya contaban con que la economía se esté desacelerando en el trimestre tras haber crecido un 4.2% en el anterior: “Dadas las tendencias demográficas, estimamos que se necesitan generar entre 75,000 y 100,000 nuevos empleos mensuales para mantener la tasa”.

El número de empleados de larga duración está registrando sus niveles más bajos desde principios de 2009 y también se rebajó tanto el número de personas empleadas a tiempo parcial por razones económicas como el de los que buscan trabajo, una tendencia esta última que es anterior a la crisis y que preocupa a economistas y políticos.

Para los trabajadores que trabajan por horas la subida es mínima y en lo que va del año sus salarios se han revalorizado apenas un 2.1%. Una vez descontada la inflación la subida se volatiliza.