Reales arruinan festejo de Jeter

Con un toque de ironía, Kansas City derrota 2-0 a Yankees en el día del Capitán en El Bronx

Guía de Regalos

Reales arruinan festejo de Jeter
Derek Jeter vivió su día con visible alegría aunque, fiel a a su estilo, tuvo pocas palabras.
Foto: Getty Images

@newsgus

El 2 fue el número del domingo para bien y para pesar de la afición Yankee.

En el día que los Bombarderos festejaban a su número 2, Derek Jeter, el Reales de Kansas City le añadió un extraño toque de ironía al festejo al blanquear a los de casa por marcador de 2-0.

Triste manera de acallar el homenaje que la afición de los Bombarderos que esperaba rugir en jolgorio para sellar una linda tarde en la que hasta la brisa soplaba el nombre del Capitán.

El día había comenzado de manera sensacional. En lo alto de Yankee Stadium ondeaban las banderas con el número 2 que se marcha de la pelota profesional al terminar la temporada tras 20 años de vestir la franela de los ‘Yanks’.

Las butacas del coso de El Bronx estaban repletas mucho antes de que comenzara el partido con aficionados vistiendo camisas con el número 2 y que cargaban carteles con mensajes para el ídolo.

La fiesta comenzó con una ceremonia en la que figuraron Mulos que acompañaron a Jeter en su carrera como David Winfield, Mariano Rivera, Jorge Posada, Hideki Matsui y Joe Torre.

La sorpresa fue ver al legendario del baloncesto Michael Jordan saltar a la grama sagrada del Yankee Stadium para acompañar y abrazar a Jeter en su día.

“Tuve la oportunidad de ser el campocorto del Yankees de Nueva York, y eso sólo ocurre una vez”. dijo Jeter. “Siempre sentí que mi trabajo era proveerles alegría y entretenimiento, pero eso no se compara con lo que ustedes me han dado el día de hoy”.

Jeter además dedicó palabras al fenecido dueño del equipo, George Steinbrenner, a sus herederos, a sus colegas y entrenadores.

“He tenido la bendición de jugar con los mejores”, dijo. “No quisiera competir con ninguno de ustedes”.

La ceremonía sería todo lo que daría para festejo en la tarde de El Bronx, donde ahora las fiestas sirven para olvidarse de la difícil realidad que encara el equipo.

Hubo quienes aseguraron que el festejo se realizó a principios de septiembre en vez de finales del mes para al menos darle el matiz de que se estaba en la lucha por un boleto.

Pero ese tiquete se está alejando cada vez más.

La blanqueada en contra no solo le encaja un clavo más a los sueños de postemporada del Yankees, sino que también pone en evidencia la pobreza ofensiva del equipo.

El domingo batearon para 0-17 con hombres en bases. Así claro que se pierde, y peor cuando se deja ir una serie vital para sus aspiraciones.

Y es que a tres semanas de que termine la temporada regular, el Yankees está persiguiendo a Cleveland, Tigres y Marineros por un boleto de comodín en los playoffs.

Para cortar la brecha, el nueve de Girardi requiere ganar 16 partidos de los 21 que le restan.

Esa proeza requiere mucha suerte para un equipo que no encuentra las pelotas.

Es posible que el domingo hayamos visto el comienzo del final.

Sin importar si es en septiembre o en octubre, Jeter se irá y con él el número 2 dejará de firgurar en el estadio, a menos de que el Yankees pierda por dos carreras

eldiariony.com