El suicidio: una crisis mundial

El número de personas que se quitan la vida a diario se ha incrementado en todo el mundo

México – El suicidio es un tema delicado en la sociedad. Paradójicamente, quitarse la vida significa para algunos un acto de cobardía, pues por medio de esa acción se pretende evadir los problemas, mientras que para otros es una acción valiente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala en su sitio de internet que, cada año, se suicidan casi un millón de personas, lo que supone que, por cada 100,000 habitantes, 16 se quitan la vida.

Hoy, 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en el orbe compromisos y acciones para prevenir esa práctica. Cada día, hay en promedio casi 3,000 personas que ponen fin a su vida; al menos 20 lo intentan por cada una que lo logra.

De acuerdo con el organismo de Naciones Unidas, en los últimos 45 años las tasas de suicidio se incrementaron 60 % a nivel mundial.

El suicidio, detalla, es una de las tres primeras causas de fallecimiento entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda en el grupo de 10 a 24 años.

Sin embargo, esas cifras no incluyen las tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado.

La OMS advierte que las tasas de suicidio entre jóvenes se han incrementado hasta el punto que ahora son el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países.

Los trastornos mentales, particularmente la depresión y por consumo de alcohol son un factor de riesgo de suicidio recurrente en Europa y América del Norte, mientras que en las naciones de Asia, la conducta impulsiva tiene especial importancia.

La depresión es una enfermedad mental que constituye un problema de salud pública que afecta entre 12 y 20 % a personas desde 18 hasta 65 años, y es una de las causas más frecuentes de suicidio.

Para enfrentar ese problema, la OMS plantea estrategias que incluyen la restricción del acceso a métodos comunes de suicidio como armas de fuego y sustancias tóxicas como plaguicidas, las cuales han demostrado su eficacia para reducir las tasas de suicidio.

Asimismo, la prevención y el tratamiento adecuados de la depresión y del abuso de alcohol y de sustancias reducen la incidencia, al igual que el contacto de seguimiento con quienes han intentado privarse de la vida.

Sin embargo, consideró que el problema no ha sido abordado de forma adecuada debido a falta de sensibilización sobre su importancia y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de ello.

Sólo unos cuantos países han incluido la prevención del suicidio entre sus prioridades.

Por ello, puntualiza, la prevención del suicidio requiere la participación de los sectores salud, educativo, laboral, de seguridad, religioso y los medios de comunicación, entre otros

Ansiedad
Tristeza extrema
Autoestima baja
Estrés crónico
Problemas económicos
Salario menor
Falta de una pareja
Trabajo insatisfactorio

1millón de personas se quita la vida cada año en todo el mundo, según la OMS.

3,000 personas en promedio ponen fin a su vida cada día, según la OMS.

20 personas intentan suicidarse cada día por cada una que lo logra según la OMS.

60% de aumento experimentaron las tasas de suicidio en todo el mundo en los últimos 45 años.

1 de 3 primeras causas de fallecimiento entre las personas de 15 a 44 años en algunos países es el suicidio, y la segunda en el grupo de 10 a 24 años.

12 a 20 % de las personas desde 18 hasta 65 años sufre de depresión, una de las causas más frecuentes de suicidio.

Nueva YorkLa muerte de una persona famosa como Robin Williams ha resultado en que muchos miren más de cerca al suicidio y la depresión.

Esta semana (del 8 al 12 de septiembre) es la Semana Nacional de Prevención de Suicidios, un tiempo para reflexionar sobre por qué casi 40,000 personas cada día se suicidan; una persona cada 13.3 minutos en EEUU, y lo que pueden hacer los familiares y amigos para prevenir que un ser querido se convierta en otra estadística.

“Cualquier persona que exprese pensamientos suicidas necesita ser tomada seriamente,” dice Mildred Casiano, LCSW, Directora de Salud Conductual en Union Community Health Center en el Bronx. “La mejor manera de prevenir un suicidio es saber los factores de riesgo y reconocer las señales de advertencia”.

De acuerdo con expertos en salud mental, el 90% de quienes mueren por suicidio tienen depresión clínica u otro trastorno mental diagnosticable. La depresión combinada con eventos adversos o traumáticos de la vida puede llevar al suicidio.

Según Casiano, las señales de advertencia incluyen lo siguiente:

Depresión clínica – tristeza profunda, pérdida de interés, dificultad para dormir y comer que empeoran.

Propensión a hablar o pensar sobre la muerte.

Perder interés en cosas que solían ser importantes.

Hacer comentarios sobre sentimientos de desesperanza, impotencia o futilidad.

Poner en orden los asuntos personales.

Cambio inesperado de estar muy triste a estar calmado o parecer contento.

(Redacción/ El Diario)