Vuelo MH17 fue derribado en Ucrania, revela informe preliminar

El accidente fue provocado por un gran número de objetos de alta energía que penetraron la aeronave, destacó la Junta de Seguridad de Holanda

Vuelo MH17 fue derribado en Ucrania, revela informe preliminar
La mayoría de las víctimas eran holandesas.
Foto: EFE

Expertos holandeses que investigan la causa del accidente del vuelo MH17 de Malaysia Airlines reportaron que la nave derribada en julio pasado, en el este de Ucrania, fue perforada por “numerosos objetos de alta energía”.

El accidente costó la vida a 298 personas, se debió a “causas externas”, concretamente al lanzamiento de proyectiles desde el exterior, según el informe preliminar publicado este martes por la Junta holandesa de Seguridad.

“Los primeros resultados de la investigación apuntan hacia una causa externa del accidente MH17“, señaló en un comunicado Tjibbe Joustra, presidente de la Junta de Seguridad, que se encarga de determinar las causas de la tragedia.

“El patrón de daño observado en el fuselaje y la cabina de la aeronave fue consistente para concluir que fue provocado por un gran número de objetos de alta energía que penetraron la aeronave“, señala el documento.

Aunque el informe preliminar publicado por el Consejo de Seguridad holandés no llegó a decir que el Boeing 777 fue derribado por un misil tierra-aire, sus conclusiones parecen apuntar a esa conclusión.

El avión se “partió en el aire, probablemente como resultado del daño estructural causado por un gran número de objetos de alta velocidad y energía que impactaron al avión desde el exterior”, reportó el sitio de noticias Dutch News.

Lea más informacións sobre tragedias aéreas:

¿Por qué se han caído tantos aviones?

Derriban dos aviones militares ucranianos

Kiev difunde grabación que incrimina a prorrusos

El registro de voz de la cabina no reveló signos de cualquier fallo técnico o humano, ni siquiera de una situación de emergencia, indicaron los expertos.

Los investigadores de la aviación holandesa basaron su información de los registros de datos de vuelo de la caja negra, del control de tráfico aéreo, imágenes de satélite y fotos de la escena para compilar el informe preliminar.

Ucrania sostuvo tras el accidente que el Boeing malasio había sido derribado por un misil tierra-aire disparado desde territorio bajo el control de los milicianos prorrusos, pero los rebeldes lo han negado.

“Será necesario realizar más investigaciones para determinar la causa con mayor precisión”, continuó Joustra, quien confió en contar con más pruebas en los próximos meses y que el informe final esté disponible en el plazo de un año desde la fecha del accidente.

El avión de Malaysia Airlines, que cubría la ruta Amsterdam- Kuala Lumpur fue derribado entre las regiones de Lugansk y Donetsk el 17 de julio, con 298 personas a bordo, 196 de ellas eran de Holanda.

Expertos del Reino Unido, Alemania, Australia, Malasia, Estados Unidos, Ucrania y Rusia están colaborando en el caso.

La Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) fija en su protocolo de investigaciones sobre accidentes de aviación un plazo de 30 días para la presentación de las conclusiones preliminares, sin embargo, en el caso del Boeing malasio los expertos se han encontrado con numerosos obstáculos.

La mayor parte de los investigadores que trabajaban en terreno ucraniano tuvieron que ser trasladados a Holanda por cuestiones de seguridad a causa de los combates entre las milicias rebeldes prorrusas y las tropas del Gobierno de Kiev en el este de Ucrania, aunque un equipo reducido permanece sobre el terreno y los análisis continúan en Holanda.

La Junta de Seguridad, con sede en La Haya, lleva a cabo otras dos investigaciones que tratan de establecer el proceso de toma de decisión sobre la ruta del vuelo y el análisis de riesgo asumido cuando Malaysia Airlines eligió sobrevolar el este de Ucrania, pese a los peligros por los enfrentamientos entre las fuerzas prorrusas y gubernamentales en ese territorio.

En paralelo, el proceso de identificación de las víctimas, de las cuales 196 tenían nacionalidad holandesa, continúa en la base militar de Hilversum (norte de Holanda), pero aún puede tardar meses en completarse.

Según el último balance forense, hasta ahora solo se ha podido identificar a 193 víctimas del accidente.